27 ago. 2013

pastel de calabacín con mozzarella


El calabacín sigue siendo el protagonista indiscutible de nuestros menús estivales, y hoy en un pastel-pudin que al igual que los quiches es un plato a tener en cuenta, y que podemos hacer con antelación y comer tanto frío como caliente y que no necesita más acompañamiento que una buena ensalada.




ingredientes
1.300 g de calabacines
2 mozzarellas de 120 g
1 diente de ajo
3 huevos tamaño "L"
100 ml de nata
50 g de queso emmental rallado
aceite y sal
orégano, pimienta y perejil fresco picado









elaboración

Necesitamos un molde de borde alto y con un diámetro entre 20-22 cm, cubierto con papel de horno que engrasamos ligeramente. 
Cortamos las mozzarellas en rodajas y las ponemos a escurrir en un colador durante 15 minutos, por lo menos.
Mientras tanto limpiamos los calabacines y los pelamos (yo dejo parte con piel). Cortamos unos 350 g en láminas alargadas más bien finas, suficientes para cubrir el molde, las salamos y las pasamos un par de minutos por la sartén o plancha ligeramente engrasada. 



Troceamos el resto de calabacín en lonchitas como para hacer tortilla. Calentamos en una sartén un poco de aceite, añadimos el diente de ajo y en cuanto se dore ligeramente, anadimos el calabacín y lo salteamos  bien durante unos 10-15 minutos, no se tienen que deshacer, pero tienen que quedar bien secos, para evitar que después de cuajado desprenda agua. Sazonamos y añadimos perejil picado.

Batimos en un recipiente los huevos con la nata, el queso rallado, sal y pimenta.

Con las tiras de calabacín hechas a la plancha forramos el molde, tanto el fondo como las paredes, dejando que sobresalgan. En el fondo vamos poniendo las rodajas de mozzarella, que antes hemos condimentado con un poco de orégano, las cubrimos con los calabacines salteados, de nuevo capa de mozzarella y terminamos con otra de calabacín.




Para terminar echamos la mezcla de huevos y queso, agitamos el molde para que se meta bien por dentro y llevamos las tiras de calabacín sobrante hacia el centro del molde para que cubran parte del relleno.

Metemos en el horno precalentado a 180 ºC durante 50 minutos aproximadamente, hasta que veamos que esté bien cuajado. Dejamos enfriar ligeramente, desmoldamos y listo para servirlo con una buena ensalada.






23 ago. 2013

montadito de calabacín



El calabacín albardado (frito con harina y huevo) sin más está de vicio, pero si lo acompañamos con algo más no hay duda que mejora, al menos eso es lo que opina mi gente menuda, y esta vez en lugar de hacer los clásicos emparedados (calabacín, queso, jamón y calabacín), les he hecho estos montaditos, hoy acompañados de cebolla caramelizada, pero con salsa de queso están también muy ricos.



20 ago. 2013

congelar vainas


Las vainas es otra de las hortalizas que se recogen en la huerta de casa, es una delicia consumirlas recién cogidas, pero llega un momento en el que la producción es tal, que no se da abasto a consumirlas frescas, por lo que hay que conservarlas para tener el resto del año. En casa se congelan tanto las vainas planas como la redondilla o francesa, eso sí después de un escaldado.









elaboración
Limpiamos las vainas, las quitamos las puntas y las troceamos.
Ponemos a calentar en una cazuela abundante agua y en cuanto hierva echamos las vainas, mejor no poner demasiadas a la vez, así el agua hervirá de nuevo antes, y en el momento que lo haga contamos un par de minutos. Pasado este tiempo se pasan a un recipiente con agua bien fría para detener la cocción, las escurrimos y las dejamos secar bien extendidas sobre un paño de cocina. Una vez secas, las introducimos en bolsas, y las metemos en el congelador.
A la hora de consumirlas no se descongelan.








17 ago. 2013

ensalada templada de pasta con gulas y guindillas


Un plato de pasta bien sencillo, rápido de preparar y con éxito seguro, que vamos a acompañar de unas guindillas en vinagre preparadas en casa, no siempre van a ser compañeras de las alubias.

13 ago. 2013

tortilla de calabacín, setas, pimientos y jamón



Una combinación de ingredientes que nos sirven también para el relleno de unas empanadillas, una empanada e incluso para un quiché o un pudín.




ingredientes
800 g de calabacín
125 g de setas o champiñones
50 g de queso emmental rallado
50 g de jamón serrano o cocido
6 huevos tamaño “L”
80 g de pimientos rojos confitados

1-2 dientes de ajo
aceite y sal










elaboración

Pelamos el calabacín, yo dejo unas zonas con piel, eso a gusto de cada cual, lo cortamos en láminas y lo salteamos en una sartén con un poco de aceite  durante unos 10-15 minutos, sazonamos y lo dejamos escurrir. Al final el calabacín deberá estar bien seco.
Limpiamos bien las setas y las troceamos. Pelamos el diente de ajo, lo picamos finito y lo ponemos en una sartén con un poco de aceite a fuego suave, en cuanto se dore ligeramente añadimos las setas, las salteamos hasta que pierdan el agua de vegetación, las dejamos que se guisen durante unos minutos y las retiramos del fuego.

Troceamos el jamón, en este caso serrano.




Confitamos los pimientos rojos asados, para ello ponemos en una sartén con un poco de aceite un diente de ajo laminado y cuando empiece a dorarse añadimos los pimientos junto con un poco del líquido que llevan, se les pone sal y azúcar, y los tenemos a fuego suave hasta que el líquido espese.


Cascamos los huevos en un bol y los batimos ligeramente, yo no pongo sal. Añadimos el resto de ingredientes y lo mezclamos bien.
Ponemos a calentar un poco de aceite en una sartén, yo he usado una de 26 cm de diámetro, y cuando esté bien caliente echamos la mezcla del bol. Vemos que los huevos comienzan a cuajarse por los bordes, por lo que iremos moviendo la mezcla de los bordes hacia dentro como si fuera un revuelto, hasta que veamos que el huevo no nos va a escurrir demasiado al darle la vuelta, con ayuda de una espumadera vamos redondeando los bordes y dejamos cuajar por ese lado, en cuanto la tortilla se mueva en la sartén la damos la vuelta y dejamos que se haga por el otro lado. Cuajarla más o menos va al gusto de cada uno. 




9 ago. 2013

pastel de calabacín con bonito


De nuevo los calabacines han llegado a la huerta, y desde hace semanas estamos dando buena cuenta de ellos, tienen tantas posibilidades que no nos aburrimos de ellos, se pueden cocinar de tantas maneras... en el blog hay otras 22 recetas, y las que faltan por editar...



ingredientes 
1 calabacín pequeño
2 latas de bonito
 pequeñas
200 g de salsa de tomate

100 g de cebolla

50 g de pimiento verde

50 g de pimiento rojo

25 g de harina
25 g de mantequilla

350 ml de leche
queso rallado
aceite y sal

para rebozar

2 huevos batidos
harina




elaboración

La cantidad de ingredientes variará según el molde que usemos, importante que pueda ir al horno, yo he utilizado uno de 17x17 cm.
Pelamos el calabacín y lo cortamos en lonchas del tamaño del molde que escojamos, o en rodajas y las salamos.

Para preparar el relleno, ponemos a calentar un poco de aceite en una sartén y sofreímos a fuego lento la cebolla finamente picada, tras unos minutos añadimos los pimientos picados en cuadraditos, salamos y dejamos que se hagan. Escurrimos, pasamos a un bol, lo unimos al bonito desmigado con 4 cucharadas de salsa de tomate casera (unos 100 g) y mezclamos todo bien.





Para la besamel, fundimos la mantequilla, echamos la harina la cual cocinamos unos minutos, pero sin dejar que tome color. Vamos echando poco a poco la leche caliente sin dejar de remover, importante para que nos quede una besamel rica y sin grumos, salamos y lo cocinamos unos minutos más hasta conseguir la consistencia adecuada, pero con cuidado de que no se nos queme.

Preparamos una salsa aurora mezclando 2-3 cucharadas de esta besamel (75 g) con unas 3-4 cucharadas de salsa de tomate (100 g).

Para rebozar el calabacín, pasamos las lonchas o rodajas por harina y por huevo batido, y las freímos en una sartén con aceite bien caliente. A medida que las sacamos de la sartén las dejamos escurrir sobre un papel de cocina, sin amontonarlas.




Para montar el plato, en un molde que pueda ir al horno, ponemos una capa de salsa aurora, encima el calabacín rebozado, lo cubrimos con parte del relleno de bonito, cubrimos con besamel, y de nuevo calabacín, capa de bonito, besamel... y terminamos con una capa de calabacín que cubrimos con salsa aurora. Añadimos un poco de queso rallado y metemos a gratinar en el horno durante unos minutos.


Este pastel queda igualmente bueno con berenjenas, pencas de acelga o borrajas. También hay otras posibilidades de relleno, con carne, con jamón y queso, con champiñones...






4 ago. 2013

guiso de conejo con majado y guindillas en tempura



ingredientes
1 conejo y su hígado
1 cebolla
3 dientes de ajo
2-3 rebanadas de pan frito
una pizca de nuez moscada
1 vaso de vino blanco
1 vaso de agua
un puñado de almendras
perejil fresco picado
aceite y sal

elaboración
Limpiamos el conejo y lo partimos en trozos, esto nos lo puede hacer el carnicero, los salpimentamos y reservamos. En una sartén con aceite doramos los ajos enteros con cuidado de que no se quemen y los retiramos. En esa misma sartén freimos el conejo por tandas y a medida que los trozos esten bien dorados los colocamos en una cazuela honda.


En la misma sartén y con el aceite sobrante rehogamos la cebolla bien picadita y la añadimos a la cazuela.
Colocamos los ajos y el pan en un mortero y los machacamos. A continuación, añadimos las almendras, la nuez moscada y el hígado frito del conejo. 
Una vez bien machacado, echamos este majado al conejo junto con el vino 
blanco y el agua. Tapamos la cazuela y dejamos cocer a fuego suave hasta que esté tierno (si se queda seco el guiso, añadimos un poco más agua). Finalmente espolvoreamos con perejil picado y listo para servir, y si lo acompañamos con unas guindillas en tempura tenemos un plato perfecto.



fuente: 1069 recetas de Karlos Arguiñano