28 oct. 2012

calabacín relleno de lomo de cerdo con salsa de queso


Hay muchas formas de presentar los calabacines rellenos, barquitas, pequeños cubos, en pastel tipo lasaña, canelones, montaditos… y como la de hoy haciendo pequeños paquetes con tiras de calabacín, y por supuesto con el relleno que más os guste…



ingredientes
16 tiras de calabacín 
8 filetes de lomo de cerdo
1 cebolleta pequeña
1 puerro
100 gr de champiñones 
sal, pimienta y aceite

para la salsa de queso 
200 ml de nata para cocinar 
½ cebolla, unos 35 gr
queso azul al gusto, unos 50 gr
brandy








elaboración 
para la salsa de queso 
Ponemos a calentar una cazuela a fuego suave con un poco de aceite, añadimos la cebolla bien picadita con un poco de sal y la sofreimos hasta que esté tierna pero sin dejar que tome color. Añadimos el queso, lo removemos con ayuda de una cuchara de madera, añadimos una cucharadita de brandy y la nata líquida y dejamos reducir hasta que espese, si se nos pasa el punto podemos añadir un poco de caldo de carne para aligerarla.

para el relleno
En una sartén con un poco de aceite ponemos a pochar la cebolleta picada en juliana hasta que esté tierna, pero sin dejar que tome color. Añadimos los champiñones laminados junto con los ajos también picaditos y lo salteamos hasta que estén hechos y se pierda el agua que sueltan los champiñones. Reservamos. Freimos los trozos de lomo salpimentados y reservamos.




para formar los fardelitos 

Cortamos el calabacín en tiras finas y alargadas, las salamos y las vamos pasando un par de minutos por la sartén o plancha ligeramente engrasada. Colocamos dos tiras en forma de cruz y en su centro ponemos un trozo de lomo y encima una pequeña cantidad de cebolla y champiñon; recogemos los extremos de las láminas sobre si mismas formando un fardelito. Asi hasta terminar con todas las tiras. Para calentarlas un poco pasamos los fardelitos por la plancha o sartén bien caliente durante un par de minutos. Los servimos acompañados de la salsa de queso.

fuente: Karlos Arguiñano.

17 oct. 2012

arroz con bonito


Cocinar arroz siempre es una delicia se prepare como se prepare, el recetario es bien amplio, pues combina con una gran cantidad de ingredientes, en los que cada grano de arroz es como una diminuta esponja que absorbe todo el sabor de estos y del caldo con el que lo mojamos, hoy va acompañado de bonito quedando un plato muy marinero y muy rico, primo hermano del marmitako.

ingredientes (para dos personas)
110 gr de cebolla roja
65 gr pimiento rojo
75 gr pimiento verde
250 gr de bonito (cola o cogote)
1-2 dientes de ajo
2-3 cucharadas de salsa de tomate
la pulpa de un pimiento choricero
1 guindillita (opcional)
2 cazos de arroz (unos 170 gr)
6 cazos de caldo de bonito
aceite, sal y perejil











elaboración

Hacemos un buen caldo de bonito, que será el que dé la gracia a este guiso, ya que el bonito lo añadimos al final, pues de lo contrario se nos secaría demasiado y adios plato. Para hacer el caldo ponemos en una cazuela agua con un poco sal, añadimos las espinas, las pieles y los recortes del bonito junto con unos cascos de cebolla, un poco de puerro y unas ramas de perejil, lo cocemos durante unos 10 minutos y lo colamos.
A continuación preparamos un sofrito, aquí las cantidades que os doy las podeis cambiar a vuestro gusto, que esto no es una ciencia exacta.
En una cazuela con un poco de aceite ponemos a rehogar a fuego suave primero la cebolla picadita con un poco de sal, cuando empiece a hacerse, añadimos el diente de ajo y los pimientos, todo muy picadito y lo dejamos hacer hasta que toda esta verdura quede blandita. Si os gusta el picante añadir un poco de guindilla.



Añadimos el arroz, le damos unas vueltas para sofreirlo por todas partes, lo sazonamos e incorporamos la salsa de tomate y la pulpa del choricero, mezclamos, y agregamos el caldo de bonito caliente sin dejar de remover. Dejamos cocer a fuego suave durante 16-18 minutos más o menos. Comprobamos el punto y, unos minutos antes de terminar la cocción, añadimos los tacos de bonito, damos unas vueltas con cuidado para que se repartan por igual y para que les llegue bien el calor, probamos por si hace falta añadir más sal y dejamos terminar la cocción. Nos tiene que quedar un arroz cremoso y jugoso, por lo que igual tenemos que añadir un poco más de caldo o en su defecto agua. Una vez listo, lo dejamos reposar un par de minutos, espolvoreamos un poco de perejil y ya lo tenemos listo para servir. 



15 oct. 2012

bizcocho de calabacín con pistachos y pasas


Mira que este año hemos sacado partido a esta hortaliza tan versatil, sólo me faltaba probarla en repostería, que por una cosa u otra siempre se iba quedando en pendientes, y el resultado ha sido este bizcocho, cuya receta he sacado del blog Ana en la cocina y con un resultado buenísimo, sale muy jugoso, es rápido de hacer y muy facilito.


13 oct. 2012

crepes de calabacín y langostinos


Hacer crepes es muy fácil, por lo que no hay que esperar a una ocasión especial para darnos un gustazo y lo mejor es que combinan bien con todo, salado o dulce, así que según sea el relleno elegido tendremos un delicioso postre, o un entrante que hará las delicias de todos. Además son perfectos para aprovechar las sobras de todo tipo de carnes, pescados o verduras.


ingredientes
para las crepes

1 huevo grande
65 gr de harina de repostería
150 gr de leche
15 gr de mantequilla
sal

para el relleno
250 gr de langostinos
350 gr de calabacín

1/2 cebolla mediana
50 gr de pimiento verde
25 gr de harina
caldo 
leche
sal y pimienta



elaboración
Para hacer el relleno
Pelamos y rallamos el calabacín, lo salamos y lo ponemos a escurrir en un colador al menos durante una hora.
Pelamos los langostinos y con las cáscaras y cabezas hacemos un caldo que usaremos para la besamel.
En una sarten con un poco de aceite ponemos a rehogar a fuego suave primero la cebolla picadita con un poco de sal, cuando empiece a rehogarse, añadimos el pimiento verde también picadito y dejamos hacer hasta que ambas verduras queden blanditas, momento en el que añadimos el calabacín rallado, mezclamos y cocinamos todo alrededor de 10-15 minutos. Añadimos los langostimos troceados y una vez salteados incorporamos la harina, 
mezclamos bien y vamos incorporando el caldo y la leche poco a poco hasta obtener la consistencia deseada, (yo he usado 100 ml de leche y 100 ml de caldo), salpimentamos y la dejamos enfriar, mientras formamos los crepes. 




Para hacer las crepes

Con estas cantidades salen unas 12 crepes, utilizando una sartén mediana.
Ponemos la leche en un bol junto con el huevo y batimos. Añadimos la harina tamizada, sazonamos e incorporamos la mantequilla fundida. Nos quedará una masa homogénea, más bien líquida que con el reposo espesará. La dejamos reposar, tapada y guardada en la nevera entre media hora y 2 horas.

Tras el reposo ponemos a calentar una sartén antiadherente engrasada ligeramente con un poco de mantequilla, a fuego suave para que la crepe no se cuaje demasiado rápido y de modo desigual.
 Dejamos caer en el centro de la sartén 1-2 cucharadas de masa y la extendemos bien para que cubra el fondo de la misma. Se acerca la sartén al fuego y cuando la masa empiece a hacer burbujas o se desprenda sin dificultad de la sartén, se le da la vuelta y se dora por el otro lado. Continuamos de la misma manera hasta terminar con la masa. Normalmente, la primera crepe se deshecha porque absorbe mucha grasa. Para que se mantengan calientes y no se resequen, a medida que las vamos haciendo, las vamos poniendo en una cazuela tapada.






Para rellenar las crepes 
En cada crepe ponemos una porción de relleno. Las enrollamos formando un rulo, un pañuelo o un saquito. Las pasamos a una fuente de horno, las pincelamos con un poco de mantequilla y las gratinamos a 200 ºC durante unos minutos hasta que se doren ligeramente.







11 oct. 2012

pimientos verdes rellenos de txipiron


A la hora de rellenar pimientos siempre pensamos más en los rojos del tipo piquillo o del pico, y los pimientos verdes los dejamos más para freír o para guisar, y rellenos también están bien ricos y este año como su temporada se está alargando pues el calor continúa aún quedan para dar y regalar, se fríen, se asan, se confitan, se embotan… Así que para variar y no cansarnos de tanto pimiento frito hoy los he rellenado de txipirones, por supuesto con su tinta, aunque rellenos de tortilla, bacalao o verdel también son otra buena opción.


ingredientes
12 pimientos verdes (cuerno de cabra)
1 cebolla grande
1 pimiento verde pequeño
300 gr de txipirones
1 sobre de tinta
25 gr de mantequilla
25 gr de harina
250 ml de leche
aceite y sal









elaboración
Empezamos limpiando los calamares, guardando la tinta que tienen, después freimos los pimientos, una vez fritos los podemos pelar con cuidado pues tienen la piel muy fina, les quitamos la parte superior y limpiamos de pepitas.
En una sarten con un poco de aceite ponemos a pochar a fuego suave la cebolla picadita junto con el pimiento verde también picado y un poco de sal. Cuando ambas verduras esten blanditas incorporamos los txipirones y dejamos cocer tapado unos 30 minutos. Una vez hechos los txipirones, los retiramos a un plato, incorporamos las tintas a la verdura y cocemos otros 5 minutos más. Rectificamos de sal y pasamos la salsa por un pasapuré, y si queremos que nos quede más fina la volvemos a pasar por un colador de rejilla fina.




Para la bechamel, ponemos a fundir la mantequilla en un cazo, añadimos la harina, la rehogamos un poco pero no dejamos que tome color, echamos poco a poco la leche caliente sin dejar de remover, salamos y lo cocinamos unos minutos más hasta conseguir la consistencia adecuada, pero con cuidado de que no se nos queme. Incorporamos los txipirones picados. Mezclamos bien, lo mantenemos al fuego un par de minutos más y dejamos templar. 



Rellenamos con cuidado los pimientos y los ponemos en una fuente apta para el horno para poder calentarlos. Una vez calientes los servimos acompañados de la salsa negra caliente.





9 oct. 2012

tarta de espinacas al idiazabal


Una receta de espinacas, en forma de tarta, que me la dió la amatxu de un compañero de cole de mi hijo pequeño, y que ya iba siendo hora de enseñaros, es riquísima, el queso ahumado de oveja, en mi caso idiazabal, le da un sabor y un aroma..., claro que todo esto si os gustan este tipo de quesos, si no pues poneis otro a vuestro gusto… y listo.

De esta receta salió el relleno de los cruasanes rellenos de espinacas y el de las empanadillas, también ideal para rellenar champiñones, relámpagos o bollitos con queso (gougères)
, huevos rellenos..., recetas que las dejo para otro día.


ingredientes 
1 lámina de hojaldre
500 gr de espinacas frescas
2 dientes de ajo
1 cebolla pequeña
200 ml de nata líquida
150 gr de queso de cabra
200 gr de champiñones
unos piñones (opcional)

unas uvas pasas (opcional)
100 gr de queso idiazabal ahumado
aceite, sal y pimienta








elaboración
 
Extendemos la lámina de hojaldre, engrasamos un molde de tarta redondo, mejor desmontable, la pegamos bien a sus paredes para que tome bonita forma, con cuidado de no estirarla demasiado para que no se encoja en el horno, y recortamos la masa sobrante pasando un rodillo por los bordes. Mientras toma temperatura el horno, dejamos el molde ya forrado en la nevera.

Con un tenedor pinchamos el fondo, lo cubrimos con papel de hornear y encima colocamos unas legumbres para evitar que el hojaldre suba. Lo metemos al horno precalentado a 180 ºC durante 10-15 minutos. Lo sacamos del horno, retiramos la legumbre que guardaremos para posteriores usos y dejamos enfriar.






Para hacer el relleno: Lavamos bien las espinacas, retiramos el tallo y la parte fibrosa de las hojas, las escurrimos y troceamos un poco. Quitamos la parte terrosa de los champiñones y los limpiamos bajo el chorro de agua, mejor que sumergirlos pues son muy porosos y absorberían mucha agua, una vez limpios los picamos.

En una sartén con aceite caliente ponemos a pochar la cebolla picada hasta que esté tierna pero sin que coja color. Añadimos los champiñones con el ajo, un poco de sal y pimienta, y los salteamos hasta que estén hechos y pierdan el agua que sueltan, añadimos las espinacas, removemos, y dejamos que vayan mermando de volumen y se cocinen, soltarán un poco de agua que dejaremos evaporar.




Añadimos el queso de cabra y removemos hasta incorporarlo, a continuación añadimos la nata, que dejamos reducir hasta que quede una mezcla homogenea, vigilando bien para que no se nos agarre. Dejamos enfriar ligeramente y lo vertemos sobre la base de hojaldre ya horneada. Cubrimos con el queso idiazabal rallado y lo ponemos a gratinar en el horno durante unos minutos. 

En lugar de hojaldre, podemos hacerla con masa quebrada.



7 oct. 2012

tortitas de pisto


El pisto es una de las recetas más clásicas que podemos hacer con calabacines y si con el pisto a la bilbaína le dimos un toque diferente hoy como veis hemos formado pequeñas tortillitas, que en casa las acompañamos de unos panes tostados untados con salsa alioli.

5 oct. 2012

pastel de pencas de acelga con bonito


Rara es la semana que en casa no se comen acelgas, y si hay acelgas lo siguiente son las pencas, bien para cenar o bien para comer al día siguiente y para ir variando y no comerlas siempre de la misma manera, que terminarían por cansar, hoy toca hacerlas en pastel o lasaña al estilo de la cazuela de borrajas, (con bonito), pero también lo puedes preparar con jamón y queso, con morcilla, con carne picada... 

Lo podemos preparar también con calabacín en lonchas o con berenjena loncheada. 




3 oct. 2012

revuelto de espinacas con queso


Otra forma más de comer espinacas, o de disimularlas si es que hay problemas con ellas, ya que como ya he comentado otras veces, es una verdura un poco problemática, pero que según la cocines o combines es más fácil de comer.

ingredientes

300 g de espinacas frescas
8 huevos
6 dientes de ajo
75 g de queso rallado
pan tostado o frito
salsa alioli
aceite y sal

elaboración

Lavamos bien las espinacas, retiramos el tallo y la parte fibrosa de las hojas, las escurrimos y las troceamos un poco. También podemos utilizar espinacas congeladas, tan solo hay que cocerlas en agua hirviendo y escurrirlas muy bien, salteándolas cuando el ajo este listo.



En una sartén grande ponemos a calentar un poco de aceite y añadimos los dientes de ajo pelados y muy picaditos, en cuanto empiecen a bailar en el aceite incorporamos las espinacas, al principio no entraran todas pero poco a poco con el calor mermaran mucho, dejamos que se cocinen un poco y que el poco agua que sueltan se reduzca.
En un bol batimos los huevos, no demasiado, deben quedar gelatinosos, sin espuma así el revuelto quedará más jugoso, y añadimos el queso rallado y sal.
Ponemos a calentar la sartén con muy poco aceite y cuando esté caliente, a fuego suave añadimos los huevos batidos y las espinacas, y para que no se peguen a la sartén no dejamos de remover hasta que cuajen, deben quedar cremosos. Los servimos inmediatamente para que no sigan haciéndose. El hacerlos más o menos irá al gusto del consumidor pero como más rico está es poco hecho.




El queso lo podemos sustituir por un chorrito de nata líquida e incluso por gambas, gulas, salmón…
Para acompañar este revuelto unos panes fritos o tostados que iremos untando con salsa alioli a medida que los comamos.




1 oct. 2012

tomates cherry rellenos de bonito


Los tomatitos cherry bien limpitos y en la nevera son perfectos para ir picando cuando pica el gusanillo, y si los ponemos rellenos de aperitivo son visto y no visto en la mesa, un poco entretenido a la hora de hacerlos eso sí, pero riquísimos, otra manera de rellenarlos es con queso y anchoas.


ingredientes
4 docenas de tomates cherry
1 lata pequeña de bonito
1 huevo cocido
50 gr de jamón cocido
1-2 pepinillos
salsa mahonesa










elaboración

Lavamos bien los tomatitos. Les quitamos la parte superior, y con un poco de paciencia los vamos vaciando y los dejamos escurrir boca abajo sobre un papel de cocina para que suelten el agua. Para que asienten bien en el plato les hacemos un pequeño corte en la base. Mientras escurren preparamos el relleno, con la cantidad de ingredientes que os he puesto a mí me ha dado para rellenar 48 tomatitos pero esta cantidad de cherrys variará según el tamaño de estos.



En un plato colocamos el bonito escurrido, el jamón, el huevo cocido bien picadito y mahonesa suficiente para que se mezcle todo bien. A la hora de rellenarlos si nos ayudamos de una manga pastelera el trabajo será más fácil, así que vamos rellenando los tomatitos uno a uno. 
Para terminar encima del relleno ponemos unos trocitos de pepinillo.