29 sept. 2012

pencas de acelga gratinadas rellenas de langostinos


En casa a las pencas de acelga rebozadas siempre las hemos llamado chuletas de huerta, y si solas están bien ricas, rellenas ya ni os cuento y con todos los rellenos que se pueden hacer, si queremos no repetimos plato en mucho tiempo, así que vamos con otra opción de relleno.



ingredientes
16 trozos de pencas de acelga 
   de unos 10 cm
16-18 langostinos
3-4 puerros
un poco caldo
120 ml de mahonesa
60 ml de nata
un chorrito de coñac
queso rallado


para rebozar

2 huevos batidos
harina y aceite





elaboración

Precalentamos el horno a 200 ºC.
Pelamos los langostinos y los partimos en dos a lo largo, con las cáscaras hacemos un poco de caldo, que necesitaremos para mojar los puerros.
La salsa, bien fácil, mezclamos la mahonesa, con la nata y el coñac.




Para nosotros la ración suele ser de dos montaditos de penca para cada uno, si estas son de un tamaño razonable, si son pequeñas... las de hoy son bien hermosas pero super tiernas, por lo que para cuatro he cocido en agua hirviendo con sal 16 trozos de pencas de unos 10 cm de largo, más o menos, por supuesto antes las separamos de las hojas verdes de las acelgas, las lavamos y las quitamos los hilos. Una vez cocidas las escurrimos y dejamos templar.
Picamos los puerros en juliana fina y los colocamos en una sartén con un poco de aceite, los rehogamos un poco a fuego suave, y de vez en cuando los mojamos con un poco caldo, para que se pochen bien.



A continuación rellenamos las pencas, sobre cada una ponemos un poco de puerro pochado y encima 4-5 mitades de langostinos, según sea el tamaño de la penca, y cubrimos con otro trozo de penca. Las pasamos por harina y por huevo batido y las freímos en una sartén con aceite bien caliente. A medida que las sacamos de la sartén las colocamos en una fuente apta para el horno.
las cubrimos con la salsa, espolvoreamos con queso rallado y al horno, unos 10 minutos o hasta que veamos que el queso esté tostadito.


Si lo prefieres puedes sustituir las pencas por espárragos blancos en conserva, una receta perfecta para compartir como entrante y con el que quedar de lujo.
Para hacerlos hay que escurrirlos muy bien, para que no suelten agua una vez cocinados. Los cortamos en dos, a modo de libro, y ya podremos seguir la receta.


27 sept. 2012

piperrada



Otra receta tradicional del País Vasco, piperrak en euskera significa pimientos, por lo que está claro que es un plato que tiene como ingrediente principal el pimiento, tanto rojo como verde.
Un plato que por si sólo con un poco pan esta buenísimo, y es el acompañamiento perfecto para muchos platos de carne, de pescado, y con unos huevos fritos o revueltos de pecado... y con unas morcillas doble pecado.

Sobra decir que piperrada y pisto son hermanos y ambos van de fábula con el bonito.
Este plato lo podemos hacer usando tanto pimientos frescos, como pimientos asados, así como con el pimiento rojo asado y con los pimientos verdes en fresco partidos en tiras, y con salsa de tomate o con tomate en fresco... esta fritada es la base de un montón de guisos, patatas, arroces…



ingredientes
250 gr de cebolla
1 diente de ajo
125 gr de pimiento verde fresco
150 gr de pimientos rojos asados ó

  4-5 pimientos del piquillo
125 gr de salsa de tomate casera
sal y pimienta
aceite











elaboración

Cortamos la cebolla y el pimiento verde en juliana y lo ponemos a rehogar junto con el ajo picado en un poco de aceite caliente. Cuando empiece a dorarse, añadimos los piquillos partidos en tiras o el pimiento rojo asado también partido en tiras, rehogándolo todo unos cinco minutos más. A continuación incorporamos la salsa de tomate y dejamos cocer el conjunto a fuego suave otros 10 minutos.

 



25 sept. 2012

ensalada de alubias blancas


Combina distintos sabores, colores y texturas, con todo lo bueno de las verduras y las legumbres, quieres más… un plato lleno de vitaminas, fibra… y además fácil de preparar y muy socorrido, que no se tarda más de cinco minutos en preparar, podemos cambiar de legumbre, con garbanzos está igual de buena, así como cambiar el resto de ingredientes según gustos. 


ingredientes
alubias blancas cocidas
tomate de ensalada
zanahoria rallada
pepinillos en vinagre
lechuga batavia
lechuga hoja de roble
pimiento verde
cebolleta
cabeza de jabalí
huevo duro

aceite, sal y vinagre










elaboración
Cocemos en agua fría con sal 4 raciones de alubias, con cuidado de que no se deshagan, pero teniendo en cuenta que la noche anterior hay que acordarse de ponerlas a remojo, o bien podemos usar alubias cocidas en conserva que con sólo abrir el tarro, pasar la legumbre por agua y dejarla escurrir ya la tenemos lista para colocarla en un bol e ir añadiendo el resto de los ingredientes.



Rallamos las zanahorias. Cocemos un par de huevos en agua fría con sal durante 10 minutos, los refrescamos y pelamos.

Podemos pelar los tomates antes de cortarlos en dados, para hacerlo más rápido los escaldamos.
Partimos también el pimiento verde, el pepinillo, la cebolleta, la cabeza de jabalí y lo añadimos a las alubias cocidas, junto con la zanahoria, los huevos y los tomates, lo aliñamos y mezclamos.
Lavamos bien las lechugas, las escurrimos y las aliñamos.

A la hora de servir colocamos la lechuga en el fondo del plato y encima las alubias aliñadas


ñoquis de calabacín a la carbonara (con nata)




ingredientes
ñoquis de calabacín
200 ml de nata para cocinar
½ cebolla, unos 35 g
100 g de beicon ahumado
pimienta negra

elaboración
Cocemos los ñoquis en abundante agua hirviendo con sal 1-2 minutos hasta observar que el ñoqui flota, los escurrimos y los vamos colocando dentro de la salsa, dejamos cocinar todo unos minutos y...listos. 
Para hacer la salsa, calentamos un poco de aceite a fuego suave, añadimos la cebolla bien picadita con un poco de sal y la sofreímos sin dejar que tome color. Añadimos el beicon cortado en daditos, cuando esté hecho añadimos la nata líquida, pimienta y dejamos reducir. Al llevar beicon cuidado con la sal.




ñoquis de calabacín en salsa de queso azul




23 sept. 2012

ñoquis de calabacín



Una buena manera de comer verdura toda la familia, es un plato muy apetitoso, que llena lo suyo, por lo que habrá que acompañarlo con una ensalada ligera y un postre. Además con sólo cambiar la salsa o la verdura, calabaza, espinacas, e incluso hacerlos con garbanzos podemos tener un plato diferente y sobre todo del agrado de los más pequeños.

La manera de hacerlos está sacada de unos ñoquis de calabaza que vi en el programa "Robin Food: atracón a mano armada", en el que David de Jorge que es su conductor, llevó como invitado a Leandro Iannarelli, un cocinero argentino que se encarga de supervisar las recetas que hacen en el programa, y cuando vi que en lugar de patata cocida los hacia con patata deshidratada me puse manos a la obra, y ahora es así como los hago. La receta del programa es con el doble de ingredientes pero yo los hago con la mitad, y así no me sobran para congelar.


ingredientes
250 gr de puré de calabacín (500-600 gr en crudo)
65 gr patata deshidratada (para puré instantáneo)
1 huevo tamaño "L", usar sólo la mitad

100 g de harina
30 gr de queso parmesano rallado

un poco de agua








elaboración
Pelamos el calabacín dejando algún trozo con piel y lo cortamos en trozos no muy grandes para colocarlos en una bandeja de horno con un poco de agua, sin sal ni aceite. 
Horneamos a 150 ºC durante una hora más o menos, o hasta que el calabacín esté blando. La cantidad de calabacín en crudo puede variar pues los calabacines no son todos iguales unos tienen más agua que otros y por tanto la cantidad de puré que queda varía, de ahí los 500-600 gr en crudo.
Dejamos templar y lo escurrimos muy bien, para que luego al triturarlo no suelte mucha agua. Tiene que quedar un puré seco, si no es así lo ponemos en un cazo al fuego durante unos minutos hasta tener un puré seco.




Con 50 gr de harina formamos una corona, por el exterior hacemos otra corona con la patata deshidratada, (la que usamos para hacer el puré de patata instantáneo) y 
en el centro colocamos el puré de calabacín, el queso rallado y la mitad del huevo batido.
 Mezclamos todo bien hasta tener una masa homogénea, pero sin trabajarla demasiado. La dejamos reposar unos minutos.

Con esta masa, cogemos pequeñas porciones y formamos pequeños churros de 1 cm de grosor, utilizando el resto de harina para enharinar la mesa y así evitar que la masa se nos pegue a ella. Si usamos demasiada harina nos quedaran unos ñoquis pesados y más duros por lo que es mejor usar la menor cantidad posible.




Cortamos los churros en pequeños trocitos de unos 2 cm de largo, y uno a uno les damos forma, con ayuda de los dientes de un tenedor apretando con el pulgar ligeramente y los colocamos de nuevo en la mesa enharinada hasta terminar con todos. En este paso tengo que mejorar la técnica.



Cocemos los ñoquis en abundante agua hirviendo con sal 1-2 minutos hasta observar que el ñoqui flota, los escurrimos y los vamos colocando dentro de la salsa carbonara, de queso azul, boloñesa…
 Dejamos cocinar todo unos minutos y… todos a la mesa que se enfrían.




21 sept. 2012

marmitako de bonito


Un guiso marinero muy ligado a la cocina vasca, que tiene su origen en los barcos de nuestros arrantzales (pescadores), era la comida que preparaban a bordo, con el bonito que pescaban, usando como cazuela una marmita, de ahí el nombre de marmitako.


EL MARMITAKO 



Surca la mar la lancha bonitera 
y, escondido el anzuelo en la panoja, 
el acerado pez que a ella se arroja 
víctima cae de su codicia fiera. 

Mientras tanto el mutil, en la caldera, 
hierve el aceite so la brasa roja. 
Unas cebollas de su piel despoja 
y pica bien con prontitud ligera. 

De un bonito la carne palpitante 
corta en pequeños trozos, que sofríe 
con un buen tomate y pimiento picante, 
luego con agua hirviente lo deslíe 
Y así lo deja a que un hervor constante 
la blanca vianda a su sazón se alíe. 

Y al llegar el instante 
en el que cese la áspera faena 
de patatas bien limpias y cortadas 
la caldera se llena, 
y cuando quedan blandas y guisadas 
y sintiendo a su ánimo flaco 
tras la labor penosa, el marinero, 
a un aviso jovial del cocinero, 
se apresta a devorar el marmitaco.

Pedro Eguillor y Ateridge

Es un guiso muy sencillo y tan popular que según las zonas y los distintos fogones tiene un montón de variantes todas ellas riquísimas. Hoy os pongo la receta que se ha preparado siempre en casa de mi ama, en la que como veis las patatas y el bonito van acompañados de una buena piperrada de pimientos asados, pero también se puede hacer con pimientos frescos. El marmitako hecho con verdel o con salmón está también buenísimo.



ingredientes
700-800 gr de patatas
400 gr de bonito (cola o cogote)
1 pimiento morrón
2-3 pimientos verdes carnosos,

  tipo choriceros, morrones…
4-5 tomates bien maduros ó 200 gr de

  salsa de tomate
1 cebolla roja hermosa

agua o caldo de bonito
5-6 dientes de ajo
1 cucharada de pimentón 
rodajas de pan finitas para cubrir
  la cazuela
un trocito de guindilla (opcional)
una pizca de azúcar
aceite y sal



elaboración 
Preparamos un caldo de bonito, para ello ponemos en una cazuela agua con un poco sal, añadimos las espinas, las pieles y los recortes del bonito junto con unos cascos de cebolla, un poco de puerro y unas ramas de perejil, lo cocemos durante unos 10 minutos y lo colamos.

Asamos los pimientos, los pelamos, los cortamos en tiras y los confitamos; para ello ponemos en una sartén un poco de aceite y un par de dientes de ajo picados, añadimos las tiras de pimiento, echamos un poco de sal y azúcar, y dejamos hacer a fuego suave durante 8–10 minutos. En casa como hacemos pimientos asados para embotar, tan sólo tengo que abrir un tarro de cada y confitar.



Pelamos las patatas y las cascamos (así sueltan mejor el almidón y engordan el caldo) en trocitos pequeños, del tamaño de una nuez. Las ponemos en una cazuela cubiertas con el caldo (o con agua y sal), y las dejamos así mientras preparamos el sofrito.
Pelamos y picamos en trocitos la cebolla y el resto de los dientes de ajo, y los ponemos en una sartén con aceite hasta que se pochen. Cuando empiecen a dorarse, añadimos el pimentón, cuidando de que no se queme, los tomates pelados, se escaldan unos segundos, sin pepitas y picados en trozos pequeños, y dejamos que se haga lentamente hasta que el sofrito quede suave (durante el verano como hay tomates bien ricos en la huerta uso tomate fresco, en cuanto se terminan uso salsa de tomate casera). Para terminar el sofrito agregamos los pimientos confitados y dejamos cocer todo otros 5 minutos más. Si nos gusta el picante podemos añadir un trocito de guindilla.

Ponemos a cocer las patatas y mientras se hacen preparamos el bonito, lo troceamos en dados pequeños, salamos y reservamos hasta el momento de añadirlo al guiso.




Una vez cocida la patata, añadimos el sofrito, removemos y damos un hervor, si nos queda muy espeso añadiremos un poco más de líquido, añadimos el bonito y retiramos del fuego para que no se nos pase pues con el calor de la cazuela será suficiente para que se haga, no lo removemos mucho, colocamos por encima las rodajas de pan y lo dejamos reposar para que “tome cuerpo” durante media hora… y a disfrutar. Un plato único, de categoría, que bien podemos acompañar con un buen txakoli bien fresquito. Buen provecho!!!






20 sept. 2012

tomates rellenos con ensalada de arroz tres delicias




El arroz es junto con el trigo uno de los cereales más consumidos en el mundo. Es un alimento muy completo, muy económico, que admite infinidad de preparaciones y que gusta a casi todos, los niños lo comen de maravilla. Cuando hay que cocinar algo de forma rápida, pues el tiempo hay veces que no da para más, es una de mis opciones junto con la pasta (supongo a más de uno/una os sonará esto).
Esta ensalada de arroz, sirvió para que mis hijos probaran poco a poco el tomate en crudo, así que siempre que hay tomate caserito van unidos a esta ensalada. Ademas de ser una receta bien sencilla y sana es perfecta para que los crios nos echen una mano en la cocina y para dejarla preparada con antelación.




ingredientes
200 gr de arroz
2 dientes de ajo
75 gr de guisantes
75 gr de maiz dulce

12 langostinos
100 gr de jamón cocido
  en lonchas gruesas
100 gr de beicon ahumado natural
  en lonchas gruesas (opcional)
½ cebolleta
2 huevos
8 tomates de ensalada
aceite, sal y vinagre
salsa alioli
salsa mahonesa



elaboración
En una cazuela ponemos a hervir abundante agua con sal, para escaldar los tomates. Preparamos un bol con agua bien fría para refrescar los tomates una vez escaldados.
Lavamos los tomates, les hacemos un corte en forma de cruz en la base y por tandas les metemos en el agua hirviendo durante unos segundos, los sacamos y los pasamos por el agua fría. Los pelamos, les hacemos un corte en la parte superior, conservando el tallo si tienen, pues a la hora de presentar quedarán más vistosos, y con ayuda de una cuchara los vaciamos con cuidado para que no se nos rompan y los dejamos escurrir boca abajo. La carne que vamos quitando no la tiramos, podemos usarla para hacer salsa de tomate o para añadirla a algún sofrito.


En una cazuela con un poco de aceite ponemos a dorar dos dientes de ajo sin pelar y enteros, cuando comiencen a dorarse añadimos el arroz, lo rehogamos y añadimos abundante agua, sazonamos y lo dejamos cocer durante 15-16 minutos sin removerlo demasiado para que no suelte el almidón. Una vez cocido y para que no se nos pase lo escurrimos y lo refrescamos con agua fría.

Ponemos a cocer los guisantes en agua hirviendo con sal durante 10 minutos.
Cocemos también los langostinos en agua hirviendo con sal durante un par de minutos, los enfriamos y pelamos.
Picamos el jamón, el beicon (que podemos sustituir por pollo cocido, asado...) y la cebolleta.
Con los dos huevos hacemos una tortilla francesa y la cortamos en trocitos.
Para la salsa, mezclamos salsa mahonesa y un poco de alioli, aquí al gusto de cada cual.



Colocamos el arroz cocido en un bol y vamos añadiendo el jamon, la tortilla, la cebolleta, el beicon, los guisantes escurridos, el maiz y los langostinos picados. Mezclamos todo bien, ponemos a punto de sal y aliñamos.
Ahora sólo queda rellenar los tomates, en el fondo de los mismos ponemos una cucharadita de la salsa que hemos preparado y sobre ella la ensalada de arroz. Les colocamos la tapita y a comer!!!


Esta receta es mi aportación al reto BBSS (buenas, baratas, sencillas y sanas) recetas por una buena causa, que organiza Marisa del blog Thermofan para poner al alcance de los ciudadanos interesados, recetas buenas, baratas, sanas y sencillas. Motivar y contribuir a mejorar la calidad de la alimentación y ser cómplices y contribuir a hacer aflorar sonrisas. Teneis hasta el 30 de noviembre para participar, pasaros por el blog de Marisa donde podéis ver las bases.



11 sept. 2012

ensalada de borraja con alubias blancas


Durante el verano no debemos renunciar a comer legumbres y una manera estupenda de prepararlas es en ensalada, en la receta de hoy van acompañadas de borraja y de pollo, un plato bien completo, sano y fresco.

ingredientes

200 gr de borraja cocida
200 gr de alubia blanca cocida
tomate de ensalada
cebolleta

zanahoria rallada
pimiento verde
2 huevos cocidos
1 pechuga de pollo
1 loncha de jamón cocido
aceite, vinagre, sal y pimienta

elaboración

Separamos las pencas de las borrajas, las retiramos las hojas y las limpiamos, no nos tenemos que esmerar demasiado en quitarlas todos los pelillos que tienen pues al cocerse quedarán en el agua. A medida que las vamos limpiando las dejamos sumergidas en un recipiente de agua bien fría para evitar que ennegrezcan.
Ponemos agua en una cazuela y en el momento que hierva colocamos las pencas, después de 5 minutos, las escurrimos y las ponemos en agua fría cubiertas de agua. Cuando comience a hervir de nuevo, salamos y dejamos que se terminen de cocer. Las retiramos del fuego y las mantenemos en el agua hasta el momento de utilizar.




Abrimos la pechuga en libro, la salpimentamos y ponemos en el centro la loncha de jamón cocido. La enrollamos y atamos con cuerda de cocina apretándola bien, la envolvemos en papel de alumino bien cerrado y la ponemos a cocer en una cazuela con agua y sal durante 10-12 minutos. Cuando esté cocida la sacamos del agua y la dejamos enfriar. Una vez que esté fría retiramos el papel de aluminio y la cuerda y la partimos en rodajas no demasiado gruesas y las reservamos.

Si cocemos nosotros las alubias hay que acordarse de ponerlas a remojo la noche anterior para después cocerlas en agua fría con sal teniendo cuidado que no se nos deshagan. Yo directamente he abierto un tarro, para sacarlas mejor las he calentado un poco al baño María, las he pasado por el chorro de agua y las he dejado escurrir.



Cocemos los huevos en agua con sal durante 10 minutos, los refrescamos y pelamos. 
Partimos el tomate en rodajas o en gajos. Picamos en cuadraditos el pimiento verde y la cebolleta. Preparamos la vinagreta, una parte de vinagre por tres de aceite y sal.

En una ensaladera mezclamos las alubias con el pimiento verde y la cebolleta, y ya en el mismo plato de servir vamos montando la ensalada, como veis yo he puesto el tomate en el fondo encima las alubias, alrededor la borraja partida en trozos de unos 10 cm y la pechuga de pollo, y por encima la zanahoria y el huevo picado. El aliño lo dejo para que cada uno lo haga una vez servido.

Ensalada que podemos preparar también con pollo en escabeche y usar el líquido del escabeche para aliñar la ensalada.



9 sept. 2012

pimientos rellenos de bacalao con salsa de txipiron


En casa cuando se comen txipirones en su tinta siempre sobra salsa, y por supuesto sería un crimen tirarla, así que la congelo y ya la tengo lista para usarla cualquier otro día con unos huevos escalfados, con un arroz, con un plato de pasta, con una merluza rebozada, con un revuelto de bacalao... o como hoy para acompañar a unos pimientos rellenos de bacalao, como veis todos platos para untar y seguir untando pan.




ingredientes
400 gr de bacalao desalado
12 pimientos del piquillo
1 cebolla pequeña
un poco de pimiento verde
25 gr de mantequilla
25 gr de harina
250 ml de leche


para la salsa de txipiron
300 gr de txipirones
1 cebolla
pimiento verde
1 tomate
aceite y sal



elaboración 
Para hacer los pimientos podeis mirar la receta de pimientos rellenos de bacalao con tomate y choriceros, ya que están hechos de la misma manera.
En esta receta lo que varía es la salsa así que empezamos limpiando los calamares y guardando la tinta que tienen.
Ponemos a pochar todas las verduras cortadas en juliana en una sartén con aceite y sal a fuego medio. Cuando las tengamos pochadas colocamos los txipirones, dejamos cocer todo por espacio de 30 minutos, tras los cuales añadimos las tintas y dejamos cocer 5 minutos más. Con ayuda de una espumadera, retiramos los txipirones y pasamos la salsa por un pasapuré, si queremos que nos quede más fina la volvemos a pasar por un colador de rejilla fina. Esta salsa la podemos hacer con antelación y calentarla en el momento de servir.
Por último, vertemos la salsa que hemos hecho en una cazuela y, sobre ella, colocamos los pimientos rellenos. Dejamos cocer todo a fuego lento por espacio de 5 minutos y a disfrutar. On egin!!!




7 sept. 2012

salmón al horno


El salmón es un pescado azul, sano y muy rico, al menos eso me parece a mí, bastante asequible y que en la cocina nos da juego durante todo el año. Lo podemos hacer de tantas maneras como nos dé de sí la imaginación, admite todo tipo de preparaciones, desde recetas en crudo o marinado hasta guisos como el marmitako o el suquet. Se puede hervir, freir, poner al vapor, a la plancha o a la parrilla; también puede formar parte de revueltos, de patés y de rellenos... y por supuesto se puede hacer al horno como en la receta que os traigo hoy. Una receta deliciosa, sencilla y que no nos llevará mucho tiempo, en unos 10-15 minutos ya lo tendremos listo.


ingredientes
4 lomos de salmón
patatas
cebolla
aceite, sal y pimienta




elaboración
Calcular unos 150-200 gr de pescado por ración.
Pelamos las patatas, las lavamos, secamos y cortamos en rodajas finas como para tortilla, pelamos y cortamos la cebolla en juliana fina la cual freímos junto con las patatas en aceite no muy caliente y a fuego suave.


Una vez hechas las escurrimos y cubrimos con ellas el fondo de la bandeja de horno y encima colocamos los lomos de salmón salpimentados por ambos lados, les añadimos un chorrito de aceite y lo metemos al horno precalentado a 220 ºC durante 10-15 minutos, según sea el grosor de los mismos y como con todos los pescados para que queden bien jugosos tenemos que vigilar el tiempo de horneado.






5 sept. 2012

helado de avellana


Uno de mis sabores preferidos, así que no me podía resistir a hacerlo en casa, y con un resultado buenísimo, nada que envidiar al que podamos comprar, ha resultado muy fácil de hacer, su base es una crema inglesa a la que se añade una mezcla de avellanas y azúcar invertido.

Para hacerlo he seguido la receta del blog Gastronomía & Cía, el único cambio que he hecho es hacerlo con la mitad de ingredientes pues la capacidad de mi heladera es sólo de un litro.




ingredientes
300 g de leche
3 yemas de huevo
50 g
 de azúcar
unas gotas de esencia de vainilla
100 g de avellanas (sin cáscara)
30 g de azúcar invertido












elaboración

Trituramos las avellanas tostadas y sin piel hasta tener una pasta, dejando unas cuantas en cachitos más grandes.
En una cazuela de fondo grueso ponemos a calentar a fuego suave la leche junto con 15 g de azúcar y unas gotas de vainilla, mientras esperamos a que hierva batimos, hasta que blanqueen, las tres yemas de huevo con el resto del azúcar.
En el momento que hierva la leche la echamos sobre las yemas, lo mezclamos y  sin parar de remover lo ponemos de nuevo a fuego lento en la cazuela de fondo grueso o en un recipiente al baño María, removiendo sin parar hasta que espese y con cuidado de que en ningún momento hierva
pues las cremas que llevan huevos se cortan al hervir porque las albuminas del huevo se cuajan.



La crema estará lista cuando veamos que al pasar el dedo por el dorso de la cuchara queda rastro, entonces la retiramos del fuego y del cazo para enfriarla cuanto antes. Para hacerlo de manera rápida echamos la crema en un bol a través de un colador y este bol lo metemos dentro de otro más grande lleno de agua helada.
Mezclamos el azúcar invertido con la pasta de avellanas y lo añadimos a la crema inglesa, mezclándolo de nuevo. Esta mezcla se tiene que enfriar bien, por lo que la metemos unas cuantas horas en el frigorífico, no menos de cuatro horas.



Una vez bien fría es el momento de ponerla en la heladera, la ponemos en funcionamiento según las instrucciones hasta tener la consistencia deseada, tras lo cual pasamos el helado a un recipiente con tapa y lo guardamos en el congelador.



3 sept. 2012

cruasanes rellenos de espinacas con champiñones


Cuando oímos la palabra cruasán siempre nos lo imaginamos como parte de un buen desayuno, y casi siempre relleno de algo dulce, pero acepta tanto dulce como salado, es lo bueno que tiene el hojaldre, que casa bien con casi todo, así que esta vez los he hecho con un sabroso relleno que tiene como base las espinacas, aunque como ya he dicho antes, se pueden rellenar con casi todo.

ingredientes 
para 16 unidades
2 láminas de hojaldre
200 gr de espinacas frescas
175 gr de champiñones 

2 dientes de ajo
1 cebolla pequeña
200 ml de nata
50 gr de queso de cabra 

queso rallado de oveja 
1 cucharadita de harina
huevo batido
aceite y sal

elaboración

Lavamos bien las espinacas, les retiramos el tallo y la parte fibrosa de las hojas, las escurrimos y las troceamos un poco. Quitamos la parte terrosa de los champiñones y los limpiamos bajo el chorro de agua, mejor que sumergirlos pues son muy porosos y absorberían mucha agua, una vez limpios los picamos.




En una sartén con aceite caliente ponemos a pochar la cebolla picada hasta que esté tierna pero sin que coja color. Añadimos los champiñones con el ajo y un poco de sal y los salteamos hasta que estén hechos, y se pierda el agua que sueltan, añadimos las espinacas, removemos, dejamos que vayan mermando de volumen y se cocinen, soltarán un poco de agua que dejaremos evaporar.

Añadimos el queso de cabra y removemos hasta incorporarlo. Espolvoreamos una cucharadita de maicena, rehogamos y añadimos la nata, que dejamos reducir hasta que quede una mezcla espesa, vigilando bien para que no se nos agarre. Una vez hecha la dejamos templar.

Ahora sólo queda hacer los cruasanes, para ello extendemos las placas de hojaldre que tienen que ser rectangulares, cortamos en cada una 7 triángulos isósceles y con las dos piezas que sobran en las esquinas se forma otro triángulo. Una vez los tengamos ponemos en la base un poco de relleno, si echamos mucho en el horneado se saldrá, encima añadimos un poco de queso rallado en mi caso de oveja curado, y enrollamos desde esta base hasta la punta, como si fuera un cigarro y los pasamos a una placa de horno en la que hemos puesto papel de hornear. Los pintamos con huevo batido y los introducimos al horno precalentado a 200 ºC hasta que los veamos doraditos, unos 10-15 minutos. Deliciosos.





También lo podemos hacer con espinacas congeladas, las cocemos en agua hirviendo, las escurrimos muy bien para eliminar el exceso de agua, las picamos y las añadimos a los champiñones, y de igual manera dejar que se evapore el líquido que suelten.


Y como aquí no se tira nada, si sobra algo de relleno se pueden hacer unas empanadillas con la típica forma de media luna o haciendo unos saquitos y horneadas de igual manera que los cruasanes.






2 sept. 2012

ensalada de borraja


De receta de verdura a otra receta de verdura, y de nuevo toca con borraja como ingrediente principal, esta vez preparada en ensalada, un primer plato estupendo, ligero, sano… que más queremos.

ingredientes 
400 gr de borraja cocida
tomate de ensalada
patata
pepino
cebolleta
2-3 huevos cocidos
zanahoria cocida
aceite
vinagre y sal









elaboración 

Separamos las pencas, retiramos las hojas y las limpiamos quitando los pelillos que tienen, pero sin esmerarse demasiado pues al cocerse quedarán parte en el agua y los pocos que queden se limpian muy bien con sólo pasar los dedos por ellas. A medida que las vamos limpiando las dejamos sumergidas en un recipiente de agua fría.
Ponemos agua en una cazuela y en el momento que hierva colocamos las pencas, después de 5 minutos, las escurrimos y las ponemos en agua fría, cubiertas de agua. Se ponen de nuevo al fuego y cuando comience a hervir de nuevo, salamos y dejamos que se terminen de cocer teniendo cuidado de no sobrecocerlas. Las retiramos del fuego y las mantenemos en el agua hasta el momento de utilizar.
Cocemos los huevos en agua con sal durante 10 minutos, los refrescamos y los pelamos.
Cocemos las patatas y las zanahorias con la piel y una vez cocidas las pelamos.




En una ensaladera vamos poniendo los ingredientes, la borraja escurrida y partida en trozos de unos 10 cm, las zanahorias partidas en dados, el huevo, el pepino, la cebolleta, el tomate, la patata cocida, mezclamos y servimos, cada uno se aliñará la ensalada una vez servida, que para eso están los gustos y los colores de los cuales no me negareis que hay muchos en esta ensalada.
Como la borraja es un producto que no es fácil de encontrar en muchas zonas, se puede sustituir por unas judías verdes cocidas y también queda una ensalada fantástica.