30 nov. 2011

tortilla de borraja



En casa hace unos cuatro años que empezamos a comer borraja y desde entonces no falta nuestra hilera de plantas en la huerta, esta es una verdura muy consumida en Navarra y Aragón pero poco conocida en el resto de España, donde no es costumbre su consumo, aunque poco a poco se van viendo más en las fruterías, aunque por supuesto siempre quedan las magníficas conservas.
El aspecto que presenta en fresco no llama a consumirla, pues tanto los tallos (unidos a un pedúnculo) como las hojas están recubiertas de pelos largos, erizados y desagradables al tacto, que nos dan la sensación de que su limpieza va a ser dificil, pero no es así, pues con tan solo separar los tallos de la borraja y quitar las hojas, los pelillos desaparecerán al cocerse.

borrajas y cardos
Y aquí pasa como con el resto de la verdura de temporada, que cuando hay "hay", y no la vamos a comer siempre del mismo modo, hervidas con refrito de ajos, con patatas, gratinadas... así que hoy toca en tortilla, y de paso como ya he dicho otras veces, las camuflamos para que los peques (o mayores) se vayan haciendo a ella.

ingredientes
6 huevos grandes
350 gr de patatas
500 gr de borrajas
5 dientes de ajo
50 gr de jamón cocido picadito
2 cucharadas de queso rallado
aceite, sal

elaboración
Las pencas de las borrajas están unidas formando manojos, por lo que separamos las pencas, retiramos las hojas (yo dejo las tiernas), las limpiamos bien, las troceamos y las ponemos a hervir en agua hirviendo con sal, no las tenemos que sobrecocer, yo las he cocido unos 12 minutos. Las escurrimos y reservamos.
Pelamos las patatas, las lavamos, secamos y las cortamos en trozos laminados y a ser posible del mismo tamaño.


En una sartén con abundante aceite ponemos a confitar los dientes de ajo, a fuego suave, no tienen que coger color. Cuando los ajos estén muy tiernos los retiramos y hacemos un puré aplastándolos con ayuda de un tenedor. Podeís prescindir del ajo o poner menos, eso según el gusto de cada cual, a nosotros nos gusta bastante, además viene muy bien para ahuyentar los vampiros...
En ese mismo aceite ponemos la patata con sal, cuando la tengamos lista la dejamos escurrir.


En un bol batimos los huevos ligeramente, sin que forme espuma, así nos quedará más jugosa. Añadimos las patatas, las borrajas partidas en trozos pequeños, el puré de ajos, el jamón y el queso, lo mezclamos y lo echamos todo en una sartén con un poco de aceite bien caliente. Dejamos cuajar primero por un lado y luego le damos la vuelta para que se haga por el otro lado.
Nosotros solemos acompañar esta tortilla y los revueltos de espinacas con pan tostado untado con alioli, pero en bocadillo tampoco está nada mal, eso al gusto de cada cual…



27 nov. 2011

Christmas Trifle



Hola a todos, después de estos días de parón, ya estoy de nuevo por aquí, con un postre típico de la cocina inglesa, que se sirve a menudo durante las navidades, este postre se llama "trifle" y está elaborado con crema, fruta, bizcocho y nata, ingredientes que se distribuyen en capas y que es perfecto para que los más peques nos ayuden o que sean ellos mismos los que nos lo preparen. 
Es una receta que nos propone Yolanda del blog Desirvientadas que este mes de noviembre es la anfitriona del concurso "mami, papi... yo también", una propuesta que nos ha encantado, tanto hacerla... como después comerla, y que repetiremos seguro, es bien fácil y está muy rica.



ingredientes
para las natillas
1 sobre de preparado para natillas
leche, la que nos indiquen las instrucciones
azúcar al gusto

para la nata montada
200 ml de nata para montar
azúcar glas, a nuestro gusto

para el resto de capas

bizcochos de soletilla
fruta, la que más nos guste
(mandarina, plátano, granada)
nueces










elaboración
Empezamos preparando las natillas, para ello sólo tenemos que seguir las instrucciones del sobre. Una vez estén hechas las dejamos enfriar un poco y montamos la nata.
Limpiamos y partimos unas nueces y la fruta, en rodajas finas el plátano, en gajos la mandarina y sacamos los granos de la granada.




Ya tenemos todo preparado para empezar a montar nuestras copas, en el fondo ponemos unos trozos de bizcochos de soletilla, encima echamos con cuidado un poco de las natillas y colocamos los gajos de mandarina, las rodajas de plátano, unos granos de granada y unos trocitos de nueces, a continuacion colocamos otra capa de bizcochos, natillas, fruta y terminamos con una capa de nata montada. Para decorar unos granos de granada y un trocito de barquillo.


Aprovecho para enseñaros y dar las gracias a Elixabet del blog Mundu Goxoa por los regalitos que me ha enviado del concurso
 "mami, papi... yo también", nos han encantado y como veis ya los vamos disfrutando tan sólo queda probar los moldes.







11 nov. 2011

caramelos de frankfurt y molinillos de queso


Hoy toca una receta pensada para niños, y no sólo para que la coman, sino que es tan sencilla que nos pueden ayudar a hacerla y así pasar un rato bien divertido juntos. Los caramelos los podemos hacer de mil sabores diferentes, tan solo hay que rellenarlos con lo que más nos guste y los molinillos según el queso que pongamos nos quedaran con diferente sabor, al final os pongo como los he hecho.

Con la receta de los caramelos de frankfurt participo en el concurso "Recetas Divertidas para Nuestros Peques", 
que organiza Isabel del blog La Cocina de Morenisa por sus 1.500 seguidores y en el que nos pide hacer una receta pensada para los más chiquis, además hoy celebra su cuarto año de blog, felicidades!! y vamos con la receta que veo que al final no llego, ando tan liada estos días que no me da tiempo para nada.




ingredientes 
1 paquete de salchichas
1 lámina de hojaldre fresca
ketchup
huevo batido

elaboración 

Precalentamos el horno a 200 ºC.
Extendemos la lámina de hojaldre y la cortamos en 8 trozos. En cada trozo colocamos un cachito de salchicha que previamente habremos pinchado con un tenedor, ponemos un poco ketchup, enrollamos el hojaldre, presionamos los extremos para dar la forma de caramelo y los atamos con cuidado con un trozo de cordel para mantener la forma. Los pintamos con huevo batido y espolvoreamos con un poco de sésamo tostado.


Colocamos los caramelos de salchicha en una bandeja de horno forrada con papel de horno o untada con mantequilla (el caso es que no se peguen en la bandeja) y los horneamos durante 15 minutos o hasta que veamos que están bien doraditos.




Acordaros de quitar con mucho cuidado el cordel, al atarlos no hacer nudos, simplemente enrollar la cuerda. El tamaño de los caramelos que yo he hecho es de unos 8 cm, y con los trozos que me han sobrado he hecho los rulitos de la fotografía de arriba, también rellenos de salchicha y ketchup.


Para hacer los
molinillos de queso 
ingredientes 
50 gr de mantequilla
50 gr de harina
50 gr de queso rallado
una pizca de sal
25 ml de leche
huevo batido

elaboración

Precalentar el horno a 200 ºC.
En un bol colocamos la harina, en el centro hacemos un agujero y ponemos la mantequilla (que habremos sacado con antelación de la nevera para que esté blandita), la leche y la sal. Amasamos bien todos los ingredientes, nos tiene que quedar una masa homogenea que no se nos pegue en las manos, si 
pasa esto echamos un poco más de harina.


Colocamos un trozo de papel de horno y encima extendemos la masa con ayuda del rodillo hasta que nos quede de 1 cm de grosor, más o menos.



Yo he hecho estos molinillos pero podemos dar la forma que queramos bastoncitos, lazos... me han salido tres con sus palitos pero al final solo se ha mantenido uno (las prisas…), para la próxima quedarán mejor. Si queréis más cantidad tan sólo aumentar proporcionalmente los ingredientes. Antes de meter al horno, forramos la bandeja con papel de horno o bien la untamos con mantequilla y la enharinamos. Colocamos los molinillos y los pintamos con huevo batido.
Ahora sí, lo metemos al horno durante unos 10 minutos.





Por cierto, estas recetas las podéis ver también en los libros "fiestas infantiles" y "cocinar juntos" ambos de la editorial Molino, que es de donde yo las he sacado.

7 nov. 2011

merluza con pimientos


La merluza o pescadilla (merluza por debajo de los dos kilos), es el pescado blanco por excelencia, es de gran poder proteico, bajo en calorías y de fácil asimilación. Es uno de los pescados más habituales en nuestra cocina y que podemos preparar de muchas formas, esta de hoy no tiene ninguna dificultad y si tenemos preparados con antelación los pimientos asados no se tarda más de 10 minutos en preparar.


ingredientes 
4 trozos de merluza con piel
pimientos asados
6 dientes de ajo
perejil picado
un trozo de pimiento choricero
aceite, azúcar y sal








elaboración 
Asamos los pimientos, una vez fríos los pelamos, los partimos en tiras y los confitamos.
Para confitarlos, ponemos en una sartén un poco de aceite y unos 3 dientes de ajo laminado a fuego suave, en cuanto el ajo esté pochado pero sin que llegue a tomar color añadimos las tiras de pimiento, echamos un poco de sal y azúcar y dejamos hacer a fuego suave durante 5–8 minutos. Los reservamos.





Salamos los trozos de merluza, colocamos en una sartén o cazuela antiadherente una cantidad de aceite que cubra el fondo, lo ponemos a fuego suave y añadimos tres dientes de ajo picados y un poco de perejil, lo pochamos y, sin dejar que cojan color, añadimos los trozos de merluza con la piel hacia arriba. Tapamos la cazuela y a los tres minutos, destapamos, damos la vuelta a los trozos de merluza y dejamos cocer otros tres minutos, veremos que en la salsa aparecen unos puntos blancos, entonces comenzamos a mover la cazuela, en un movimiento de vaivén como si de un bacalao al pil-pil se tratara hasta tener una salsa con la consistencia deseada. 




Añadimos pimientos rojos al gusto de cada cual, damos un ligero hervor a todo, decoramos con unos aros de pimiento choricero, un poco de perejil y todos a la mesa a disfrutar de este rico plato de merluza, delicioso.


4 nov. 2011

espinacas con besamel



Las espinacas como la coliflor o las acelgas no son del agrado de todos, en casa entre la gente menuda hay dos bandos, pero como más gustan y menos protestas hay son así, con besamel, en croquetas o en tortilla, aunque sigue habiendo protestas ya que si a uno le gustan de esta manera, el otro las prefiere de la otra manera, total que las pobres espinacas nunca tienen buen recibimiento entre los peques.

Siempre se ha creido que tenian mucho hierro, cosa que no es cierta, pero son ricas en fibra, por lo que actua como una escoba para limpiar y mejorar el tránsito intestinal, son ricas en vitaminas y bajas en calorías.


ingredientes
300 gr de espinacas frescas
1 cebolla
1 diente de ajo
75 gr de jamón cocido
2 huevos cocidos
25 gr de harina
25 gr de mantequilla
50 gr de queso rallado
3 vasos de leche
aceite y sal







elaboración
Limpiamos bien las espinacas, las retiramos el tallo y las troceamos un poco. También se pueden utilizar espinacas congeladas, tan solo hay que cocerlas en agua hirviendo y escurrirlas muy bien.

En una cazuela ponemos aceite a calentar y en el ponemos a pochar a fuego suave el diente de ajo picado y la cebolla también picada, hasta que esta esté tierna, momento en el que añadimos el jamón cocido cortado en daditos, lo salteamos un poco e incorporamos las espinacas frescas bien escurridas (o las congeladas una vez cocidas y escurridas). Al principio veremos que no entran en la cazuela, pero a medida que cogen calor irán mermando. Sin dejar de removerlas las cocinamos durante unos minutos, añadimos parte de la besamel a la que hemos añadido algo de queso rallado, (hay que dejar un poco para cubrir la fuente al final) mezclamos y lo pasamos a una fuente de horno. Cortamos los huevos cocidos en rodajas y los ponemos encima de las espinacas. Cubrimos con la salsa besamel que hemos guardado, espolvoreamos con queso rallado, la metemos al horno precalentado a 200 ºC durante 5 minutos y ya las tenemos listas.


para la besamel, ponemos a fundir la mantequilla en un cazo a fuego suave, y cuando esté fundida, añadimos la harina que cocinamos unos minutos, pero sin dejar que tome color. A continuación vamos echando poco a poco la leche caliente sin dejar de remover, importante para que nos quede una besamel rica y sin grumos, y lo cocinamos unos 15 minutos, hasta conseguir la consistencia adecuada, pero con cuidado de que no se nos queme, ponemos sal e incluso un poco de nuez moscada si os gusta pues a la besamel le va muy bien, añadimos parte del queso rallado y lo mezclamos bien.