31 oct. 2011

buñuelos de viento rellenos de crema



Es un postre que aparece en las pastelerías coincidiendo con la festividad de Todos los Santos, junto con los huesitos de santo, panellets... Es una de esas recetas que tienen su día en el calendario, aunque estan buenísimos cualquier día del año y no hace falta esperar a ese día, eso sí, si los haces tú, porque si estamos esperando a las pastelerías...

Los buñuelos son pequeñas bolitas de masa frita rellenas de crema, nata, mermelada, que se sirven espolvoreadas de azúcar. Hacerlos no es difícil, tan sólo hay que respetar rigurosamente las proporciones de la receta.
También se pueden hacer salados, para eso a la masa se le añade algún ingrediente que le dé sabor más fuerte, como queso muy fino, cebolla, merluza, langostinos, bacalao...

ingredientes
75 gr de harina tamizada
125 ml de agua
35 gr de mantequilla
2 huevos
sal

crema pastelera
azúcar glass para decorar

Con estas cantidades saldrán alrededor de 16-18 buñuelos (dependiendo del tamaño), si se quieren más (seguro que sí…) se duplican, triplican... todas las cantidades.

elaboración
En un cazo se pone a hervir el agua con la mantequilla y un pellizco de sal. Cuando rompa a hervir, se añade la harina de golpe y se mueve con una cuchara de madera sobre el fuego, hasta obtener una masa lisa que se separe del fondo y de las paredes del cazo.
Se retira del fuego y se vuelca la masa unos minutos sobre un marmol, para que enfríe ligeramente.
Después, se pone en un cuenco y se añaden los huevos uno a uno, NO incorporar el siguiente hasta que esté integrado el anterior. Debe quedar una masa espesa pero fluida.


Se calienta abundante aceite en una sarten amplia y profunda o en la freidora.
Con una cuchara se toman porciones de la masa, se redondean con la ayuda de otra cuchara y se dejan caer en la sarten. Se va llenando esta dejando espacio para que los buñuelos se muevan con holgura. Se sacan todos a la vez cuando estén dorados, y se ponen a escurrir sobre papel de cocina doble.
Se continuan friendo por tandas, hasta terminar con la masa. Una vez escurrido, se cortan con unas tijeras por el lugar donde revientan, y se rellenan, esta vez con crema pastelera.


Para que salgan bien es importante la temperatura del aceite, éste no debe humear. Para saber la temperatura del aceite echa en él una miga de pan. Si esta se dora rápidamente, significa que ha alcanzado la temperatura ideal para comenzar a freír los buñuelos, si la temperatura del aceite es la correcta, cuando dejamos caer la masa, esta se va al fondo y pasados unos segundos, aumenta su tamaño y sube a la superficie. El sólo se dá la vuelta al inflarse por un lado. Se revienta por ese lado y se da la vuelta otra vez el sólo. Se deja en el aceite hasta que se dore el sitio por donde reventó.
Hay que dejarlos escurrir muy bien, de lo contrario quedarían aceitosos y desagradables al paladar.

No olvides echar en la sarten aceite en abundancia, ya que los buñuelos han de nadar en él a la hora de freirlos.
Esta receta la reedito, prometo que el martes intentaré sacar alguna foto nueva. Los buñuelos se han hecho en casa, que yo recuerde de siempre y esta es la receta, no son tan dificiles.

28 oct. 2011

tarta de berenjenas



Las tartas saladas dan mucho juego, se pueden preparar de tantos ingredientes como queramos y son tan bien recibidas en mi casa que no me canso de prepararlas, hoy toca con berenjenas, como siempre aprovechando la verdura de la huerta, ya son las últimas, y no siempre las vamos a preparar rellenas. Así que aquí teneis otra manera deliciosa de cocinar y de camuflar esta verdura. Espero que os guste.


ingredientes
1 lámina de hojaldre fresco
2 huevos grandes
500 gr de berenjenas
3 tomates
1 diente de ajo
150 gr de queso rallado
orégano
sal y pimienta
aceite








elaboración
Extendemos el hojaldre, lo colocamos en un molde engrasado pegándolo bien a las paredes para que tome la forma de este y recortamos la masa sobrante pasando un rodillo por los bordes del molde. Con un tenedor pinchamos el fondo y ponemos encima papel de horno, o el papel que viene con la masa. Echamos unas legumbres encima para evitar que suba el hojaldre y lo metemos al horno precalentado a 190 ºC durante 10-15 minutos. Lo sacamos del horno, retiramos la legumbre que guardaremos para posteriores usos y dejamos enfriar.




Mientras tanto pelamos las berenjenas y las partimos en daditos, que ponemos en un escurridor con un poco de sal durante media hora para que suelten agua y pierdan el amargor. Lavamos los tomates, los pelamos, los partimos en gajos, los salamos y los dejamos escurrir.
Pasada la media hora pasamos por agua los dados de la berenjena y los escurrimos muy bien.



En una sartén con un poco de aceite, ponemos a freír el diente de ajo, en cuanto comience a bailar añadimos los dados de berenjena, sal, pimienta y una cucharadita de orégano y lo rehogamos todo a fuego lento, hasta que la berenjena esté blandita. En un bol batimos los dos huevos, agregamos 100 gr de queso rallado (yo he usado emmental) y la berenjena, mezclamos todo y lo repartimos por encima del hojaldre, espolvoreamos el resto del queso y alrededor del molde ponemos los gajos de tomate. Lo metemos al horno precalentado a 200 ºC durante media hora más o menos. Le va fenomenal unas hojitas de albahaca picadas antes de servir.

Con berenjena también he preparado











       

25 oct. 2011

tarta de manzana con cobertura de canela


Ani del blog La cocina de Ani está de concurso, en el nos invita a preparar una de sus recetas, yo he elegido este pastel de manzana con cobertura de canela, muy facilito y la verdad que delicioso.


ingredientes

3 manzanas reinetas medianas
1 cucharada de azúcar
60 ml de agua
185 g de mantequilla reblandecida
165 g de azúcar
2 huevos
335 g de harina bizcochona
180 ml de leche
1 cucharadita de canela en polvo

para la cobertura de canela

3 cucharadas de canela en polvo
110 g de harina
60 g de mantequilla en trocitos
75 g de azúcar moreno
2 cucharaditas de agua

elaboración
Podemos empezar, precalentando el horno a 180º, engrasando un molde y preparando la cobertura de canela, pues está irá al congelador una media hora, tiempo suficiente para ir preparando la masa del bizcocho.

Para preparar la cobertura, en un bol pequeño
 mezclamos con ayuda de los dedos, la harina, la canela y la mantequilla reblandecida, añadimos el azúcar moreno y el agua necesaria (unas dos cucharaditas) para que la mezcla se haga una bola. La envolvemos en film transparente y la metemos en el congelador durante 30 minutos.



Empezamos con el bizcocho pelando las manzanas, las quitamos el corazón, las cortamos en rodajas finas y las colocamos en una cazuela mediana junto con la cucharada de azúcar, un trocito de canela en rama y el agua. En cuanto hierva el agua, bajamos el fuego y lo dejamos cocer a fuego lento, tapado, unos 10 minutos o hasta que la manzana esté tierna. La escurrimos bien.

En un bol pequeño, con ayuda de unas varillas eléctricas batimos la mantequilla  y los 165 g de azúcar, hasta que la mezcle esté esponjosa. A continuación añadimos los huevos de uno en uno y pasamos la mezcla a un bol más grande. Incorporamos una cucharadita de canela, la harina y la leche en dos tandas y mezclamos bien.




Dos tercios de esta masa la colocamos en el molde engrasado, la cubrimos con las rodajas de manzana bien escurridas y luego extendemos el resto de la masa por encima. Para finalizar sacamos la cobertura que tenemos en el congelador, la rallamos con ayuda de un rallador grueso y la espolvoreamos por encima del pastel.

Lo metemos en la parte media del horno y lo horneamos durante unos 50 minutos, como siempre antes de sacarlo comprobamos que esté hecho. Lo dejamos enfriar sobre una rejilla. 




21 oct. 2011

pan básico


El pasado fin de semana, por fin me decidí he hice mis primeros panes, era una de mis asignaturas pendientes, y el resultado, como veis, no ha sido nada malo, un pan bien rico, que no necesita amasado, es a base de hacer plegados en la masa, se prepara el día anterior y se deja toda la noche en la nevera para que fermente. Viendo los resultados seguiré practicando con la panadería.

Es un pan que he hecho siguiendo las indicaciones de Salomé del blog Bloc de recetas, un blog que no podeis dejar de visitar, en el Salomé nos propone junto con Daniela del blog "Vegetarian gustos si sanatos" hacer un pan una vez al mes, para ir quitándonos el miedo, hoy he hecho la entrada con la segunda propuesta, un "pan con poolish", tener en cuenta que no hay ningún plazo para presentar vuestros logros haciendo pan.


ingredientes
340 gr harina de fuerza
340 gr harina todo uso
14 gr de sal
6 gr de levadura seca
510 ml agua templada (35º)











elaboración 
Colocamos todos los ingredientes en un bol, los mezclamos durante dos minutos y tapamos el bol con una bolsa de plástico durante otros cinco minutos.
Engrasamos bien un recipiente de plástico y pasamos la masa, la tapamos con una bolsa de plástico y la dejamos reposar durante 10 minutos.


Destapamos y ahora comienzan una serie de plegados y reposos. En total cuatro.
El primer plegado, con una espátula doblamos cada lado de masa sobre el contrario, en total cuatro dobleces, lo tapamos con la bolsa de plástico y bien cerrado lo dejamos reposar durante 10 minutos.

En el segundo, tercer y cuarto plegado hay que hacer lo mismo que en el primero, los cuatro dobleces, tapamos y dejamos reposar 10 minutos.

Engrasamos una caja más grande donde pondremos la masa, de nuevo la cubrimos bien con una bolsa de plástico y la dejamos bien cerrada en la nevera durante toda la noche.




Al dia siguiente, destapamos la masa con cuidado pues la bolsa puede tener agua fruto de la condensación y veremos que ha crecido mucho y que está llena de burbujas. Mi caja no era lo suficientemente grande y se quiso escapar la masa.



Engrasamos bien el marmol de la cocina o una tabla y echamos la masa con mucho cuidado para que no se desgasifique. Con ayuda de la espatula bien aceitada vamos cortando porciones de pan, 6 si los queremos grandes y 8 si queremos los panes más pequeños, una vez partidos los trozos los iremos colocando en dos bandejas de horno cubiertas con papel de horno bien engrasado y dejando separación entre los trozos. Los cubrimos con papel film bien engrasado y lo dejamos reposar durante una hora. Cuando pase la hora quitamos el film y lo dejamos así durante una hora más, a la media hora encendemos el horno a 250 ºC.






Cuando alcance esta temperatura la bajamos a 225 ºC y colocamos una de las bandejas en la parte baja del horno, la horneamos durante 25-30 minutos o hasta que veamos que el pan tiene un color tostado. Los sacamos y los enfriamos sobre una rejilla. Hacemos lo mismo con la segunda bandeja.
Pasaros por el blog de Salomé y vereis el paso a paso tan bueno que ha hecho y con el que no os quedará ninguna duda de como hacerlo o por el blogmiren de nuestra amiga Miren que también se animó a probar con este pan y le quedaron unos bollos de cine.  



17 oct. 2011

galletas de Santiago


Os apetece un cafecito, vosotros no me veis pero yo ahora me estoy tomando uno, acompañado de un par de estas galletas tan buenas y tan faciles de hacer, son una auténtica tentación, en la que he caido y que desapareceran en un abrir y cerrar de ojos, me acompañais? Probarlas están buenísimas.

Con estas galletas de almendras participo en el concurso que organiza Dulce del blog La pasteleria en casa.


ingredientes 
300 gr de almendras molidas
2 huevos
180 gr de azúcar
70 gr de harina
5 gr de levadura en polvo
azúcar glas para rebozar







elaboración
Precalentamos el horno a 180ºC. Forramos una bandeja de horno con papel de horno.
En un bol mezclamos las almendras molidas, con el azúcar, la levadura y la harina tamizada. Batimos los huevos aparte y los añadimos a la mezcla anterior, mezclándolo todo muy bien.

Formamos bolas del tamaño de una pelota de ping pong, las aplastamos, dejándolas como si fueran hamburguesas pequeñitas y las rebozamos en azúcar glas, las pasamos a la bandeja de horno, dejando espacio entre ellas.

Las horneamos durante 15 minutos más o menos, o hasta que veamos que se agrietan y se doran un poco. Las sacamos, las dejamos enfriar y a disfrutarlas.







14 oct. 2011

tortilla de calabacín


Hoy se celebra el día mundial del huevo, lo sabiais?, pues yo me he enterado hoy mismo al pasarme por el blog de Susanna, En Roc a la Cuina. Susanna propone para hoy hacer una entrada, donde el huevo sea el protagonista, para dar un merecido homenaje a este pequeño alimento, un tesoro que nos saca de más de un apurillo en el día a día.
Es un alimento muy completo, habitual y básico en nuestra alimentación y que utilizamos en un sin fin de platos y que se adapta a todo tipo de ingredientes tanto dulces como salados. En tortilla es una buena forma de utilizarlos, la podemos preparar sola o con algún ingrediente que podemos ir variando, por lo que las combinaciones son numerosas, y siempre con un resultado fantástico.


ingredientes 
600 g de calabacines
400 g de cebolla
un poco de beicon
6 huevos
aceite y sal













elaboración 

Normalmente cuando hago esta tortilla no le pongo beicon, y queda también muy rica, eso ya a vuestro gusto, pero tener en cuenta que si lleva beicon hay que tener cuidado con la sal.
El calabacín no es necesario pelarlo, yo si lo he hecho, pues sino los crios ponen pegas, pero he dejado unos trozos sin pelar, lo troceamos, y lo dejamos en un escurridor con un poco sal durante un rato para que suelte parte de su agua.


En una sartén con un poco de aceite, ponemos a pochar la cebolla a fuego suave, por lo menos 20 minutos, esta debe quedar tierna, con cuidado de que no nos coja mucho color. Retiramos el aceite, para ello ponemos a escurrir la cebolla, bien en un colador grande o en la misma sartén ladeándola un poco. La volvemos a poner al fuego, salteamos el beicon y añadimos el calabacín troceado hasta que veamos que está hecho, pero nos tiene que quedar entero.

De nuevo ponemos a escurrir toda esta verdura y mientras tanto en un bol batimos los huevos, no demasiado, mejor que queden gelatinosos. Añadimos la verdura escurrida y lo mezclamos todo. Ponemos al fuego una sartén con un poco de aceite, echamos esta mezcla y la cuajamos primero por un lado, cuando esté la damos la vuelta para que se haga por el otro lado.



10 oct. 2011

espaguetis al chocolate


Hoy toca una receta con chocolate, y como veis en las fotos no se trata de un postre, que es donde estamos acostumbrados a verlo, otras veces ya lo había usado con alguna carne como conejo y pollo, pero con pasta ni se me había ocurrido, así que buscando algo original fuera de la carne, aquí están estos espaguetis al chocolate, receta de Catalina Olabarri sacada del libro "Chocolate, para disfrutar con los cinco sentidos".


Aunque llama la atención esta mezcla, al principio pensábamos que no iba a hacer mucha gracia, al menos a los crios, pero al final no han podido resistirse a probarlos… y nos han gustado mucho.



ingredientes
200 gr de espaguetis
80 gr de cacao
40 gr de mantequilla
160 gr de gambas peladas
200 ml de nata líquida
1 cucharada de sal








elaboración
Ponemos agua a calentar en una cazuela con el cacao y la sal, cuando esté hirviendo añadimos los espaguetis y dejamos cocer unos 10 minutos. Los escurrimos bien y los saltemos en una cazuela con la mantequilla.
En otro cazo añadimos la nata y la dejamos reducir hasta que espese, momento en el que añadimos las gambas hasta que estén hechas.
Vertemos la nata y las gambas sobre los espaguetis… y a comer cuanto antes.



Esta receta es mi aportación al concurso del blog "Tu y yo cocina" que organiza Anmar, para celebrar sus primeros 100 seguidores.


3 oct. 2011

canelones de berenjena rellenos de carne


De nuevo un plato que por su nombre parece de pasta pero que en realidad es de verdura, me gusta sustituir las placas de pasta por verdura en lonchas para hacer bien lasañas o canelones. Además ahora que hay bastantes berenjenas en la huerta hay que ir variando la forma de comerlas, y sobre todo pensando en los niños es una forma más divertida de comer esta verdura, al final es una berenjena rellena, un poco tuneada. 


ingredientes

3 berenjenas
250 gr de carne picada
½ pimiento verde
un trozo de pimiento rojo
1 diente de ajo
1 cebolla pequeña
½ puerro
1 zanahoria pequeña
queso rallado
orégano
salsa de tomate
aceite, sal y pimienta

para la salsa besamel 
500 ml de leche
35 gr de harina
35 gr de mantequilla


elaboración 
Para empezar quitamos el tallo a las berenjenas las lavamos bien, las secamos y las pelamos, esto no es necesario pero yo si lo he hecho para que los crios no pongan pegas, pero eso ya a gusto de cada uno. Las cortamos a lo largo en lonchas finas, las salamos y las dejamos reposar unos minutos para que suelten el agua y pierdan el amargor. Después de secarlas, las freímos y las escurrimos bien sobre papel absorbente.

Para el relleno, en una sartén con un poco de aceite, ponemos a pochar la cebolla, el puerro, los pimientos verde y rojo, el diente de ajo y la zanahoria todo bien picadito con un poco sal, a fuego suave, durante 20-30 minutos por lo menos, hasta que cojan un ligero color. Cuando tengamos la verdura pochada, añadimos la carne picada salpimentada y dejamos que se haga un poco, mezclándola bien con las verduras. Lo escurrimos todo para quitar la grasa y de nuevo en la sartén añadimos tres o cuatro cucharadas de salsa de tomate, el orégano y tres cucharadas de salsa besamel, lo cocinamos un ratito y ya tenemos listo el relleno.   


Para la besamel, ponemos a fundir la mantequilla, echamos la harina que cocinamos unos minutos, pero sin dejar que tome color. Vamos echando poco a poco la leche caliente sin dejar de remover, importante para que nos quede una besamel rica y sin grumos, y lo cocinamos unos minutos, hasta conseguir la consistencia adecuada, pero con cuidado de que no se nos queme, ponemos sal e incluso un poco de nuez moscada si os gusta pues a la besamel le va muy bien.

Ahora ya sólo nos queda rellenar las tiras de berenjena fritas, ponemos un poco de relleno en cada una y las enrollamos como si se tratara de placas de canelones. 


En un plato que pueda ir al horno, ponemos un poco de salsa de tomate, encima los rollitos de berenjena y los cubrimos con salsa besamel y con queso rallado. Metemos en el horno precalentado a 200ºC durante 5 minutos. Por supuesto como guarnición un buen plato de patatas fritas, como en casa se preparan pocas veces, cuando me pongo... esta pesaba 1.240 gr, pero no os vayais a pensar que la hemos frito entera... es sólo como curiosidad, para que veais que tamaño de patata...


Esta receta es mi aportacion al concurso, recetas para los más peques, concurso que organiza el blog La cocina de Camilmi, en el que hay que preparar una receta que no lleve huevo y que no sea postre ni repostería.