27 ago. 2011

bocadillo "Benavides"


El bocadillo es una de las cenas más socorridas y más en fiestas, un buen plan es ir a ver los fuegos artificiales con un buen bokata, bien hecho en casa o bien eligiendo cualquiera de los que nos ofrecen las txoznas, ¿quién no ha bajado al Arenal y se ha comido un buen bokata?. Entre nuestros favoritos están el “Benavides” de la txozna Sinkuartel y el bocadillo de chorizo a la sidra.

Hoy lo hemos hecho en casa, la elaboración es bastante simple, como siempre se abre el pan y se rellena, la cantidad de ingredientes al gusto de cada cual y al tamaño del pan (que para eso lo hacemos en casa), yo he cambiado los pimientos verdes por guindillas fritas, probarlo que está buenísimo, la combinación de sabores dulce-salado está de miedo.







ingredientes

beicon
dátiles
pimiento verde
(yo los he cambiado por guindillas)
queso en lonchas

25 ago. 2011

vainas con jamón


Como ya os dije cuando preparé la ensalada de vainas, es la manera que llamamos por aquí a las judias verdes, y es ahora cuando hay que aprovechar a consumirlas, estamos en plena temporada y como con el resto de verduras las podemos preparar de muchas formas, y esta, está muy rica.

ingredientes
500 gr de vainas
jamón serrano en taquitos
1 cebolleta
1 diente de ajo
1-2 patatas
aceite, sal y una pizca de harina

elaboración 

Lavamos las vainas, las despuntamos y las partimos en trozos, si son frescas no hay necesidad de quitarles nada más, pero si vemos que tienen hilos pues se los quitamos.
Ponemos agua a calentar con un poco de sal y cuando comience a hervir añadimos las vainas que coceremos durante 10 minutos.
Mientras tanto en una cazuela ponemos a calentar un poco de aceite y doramos la cebolleta y el diente de ajo picados. Cuando lo tengamos pochadito ponemos el jamón que salteamos y a continuación una pizca de harina, que rehogamos. Añadimos las vainas escurridas, junto con un poco del agua de cocción y dejamos cocinar todo durante otros 10 minutos más, un poco antes de servir agregamos unas patatas fritas en daditos.

Si las servimos con un huevo escalfado bordamos el plato.


19 ago. 2011

empanadillas de calabacín


El relleno más clásico es el de carne o bonito, pero la verdad es que podemos poner un sin fin de rellenos, incluso dulces que serán un postre rápido y rico. En el mismo paquete de obleas venía la receta de empanadillas de calabacín con queso y como estamos en plena temporada de calabacines y en la huerta crecen y crecen... la receta me ha venido al dedo, lo único que he cambiado ha sido el queso, que en la receta era queso feta y yo he usado un semicurado y luego he hecho otros rellenos, calabacín con bacón y calabacín con gambas, unos ingredientes que casan muy bien con el calabacín como ya habíamos probado en otras recetas como el calabacín relleno de gambas o la tarta de calabacín.

ingredientes 
16 obleas de empanadillas
100 gr de queso semicurado / o bacón / o gambas
400 gr de calabacín
1 cebolleta
1 diente de ajo
aceite, sal y pimienta

elaboración 

Picamos el ajo y la cebolleta y lo ponemos a dorar en una sartén con un poco de aceite, durante 10 minutos. Mientras, limpiamos el calabacín, lo picamos en dados y cuando pasen los 10 minutos lo añadimos. Dejamos cocinar hasta que quede hecho. Sazonamos con sal y pimienta, lo ponemos a escurrir y dejamos templar.


calabacín con queso
Si hacemos las de queso, se parte en dados pequeños, se ponen las obleas sobre una superficie plana, en cada una unos trocitos de queso y sobre estos un poco del calabacín. Cubrimos con otra oblea y cerramos los bordes presionándolos con ayuda de un tenedor.


calabacín con bacón


calabacín con gambas

Si las vamos a hacer de bacón o gambas, salteamos estos ingredientes primero y los añadimos al calabacín y la cebolla ya pochados y con esto rellenamos las obleas, las cerramos y sellamos.
Las freímos por ambos lados en una sartén con aceite bien caliente, las escurrimos sobre papel de cocina y ya las tenemos listas.



16 ago. 2011

ciruelas en almíbar


El verano es sin duda la época del año de mayor abundancia de frutas, muy refrescantes, llenas de sabor y de color. De ahí que sea una época perfecta para hacer conservas, confituras, mermeladas o como en esta ocasión para prepararlas en almíbar.

ingredientes

ciruelas
600 g de azúcar
1.200 ml de agua
zumo de ½ limón


elaboración

Lo primero, como en todas las conservas, hay que esterilizar los tarros, para ello los ponemos junto con las tapas en una cazuela con agua, los dejamos hervir durante 15 minutos. Los colocamos a escurrir boca abajo sobre un trapo de cocina limpio.
Utilizamos ciruelas claudias, que son más dulces. Elegimos las más firmes, las lavamos, les quitamos el rabito, aunque si queda alguno no importa y le da un aspecto a "casero", y las colocamos dentro de los tarros.




En un cazo con fondo grueso echamos el agua, el zumo del medio limón y el azúcar. Lo calentamos a fuego suave hasta que el azúcar se disuelva, después llevamos a ebullición durante unos 10 minutos. Para saber si el almíbar está listo se sumerge una espumadera y si se forma una fina película que tapa los agujeros esto indica que está en su punto. Las cantidades de agua y azúcar dependerán de la cantidad de botes que tengamos que rellenar, la proporción es uno de agua por medio de azúcar.
Cubrimos las ciruelas con este almíbar y cerramos los botes, que colocamos en una cazuela grande en cuyo fondo hemos colocado un trapo doblado en cuatro para que los tarros no estén en contacto con el fondo y entre los botes colocamos otro trapo, para evitar que se golpeen. Los cubrimos con agua templada y los llevamos a hervir, durante 20 minutos contados desde que comienza a hervir el agua. Los mantenemos en la misma cazuela cubiertos y pasadas unas tres horas (cuando se templa el agua) los podemos sacar, los etiquetamos y a la despensa.

11 ago. 2011

ensalada a la naranja


De nuevo otra refrescante y atractiva combinación de fruta y verdura, a pesar de que por aquí en el norte hemos tenido más ambiente otoñal que veraniego no nos privamos de comer ensaladas. Son fáciles de hacer, nos aportan pocas calorías, es una estupenda fuente de vitaminas y se preparan en un momento, todo ventajas a tener en cuenta.

ingredientes
rúcula
zanahorias
manzana
avellanas

pasas sin pepitas
1 naranja
3 cucharadas de aceite
sal y pimienta
perejil picado





elaboración

Las cantidades de rúcula, manzana y zanahoria, al gusto de cada uno.
Lavamos las hojas de rúcula, la secamos y la colocamos en un bol.
Pelamos las zanahorias, las secamos, las rallamos y las colocamos en el bol junto con la rúcula.
La manzana que he utilizado es la variedad
 Granny Smith porque no se oxida tan rápido como otro tipo de manzanas y así no tener que rociarla con zumo de limon, cosa que podemos hacer. La pelamos, la quitamos el corazón, la cortamos en dados y la mezclamos con la zanahoria y la rúcula.
Exprimimos la naranja, y el zumo lo mezclamos con el aceite, pimienta y un poco de sal, removiéndolo bien con un tenedor.


Con esta vinagreta aderezamos la ensalada, espolvoreamos un poco de perejil picado y añadimos unas pasas, avellanas picadas, la podemos decorar con unas rodajas de naranja.

8 ago. 2011

lasaña de carne con pencas de acelga


De nuevo ataco con las pencas de acelga, son unas cuantas entradas las que he hecho con ellas y es que este año ha sido un año que no han faltado en la huerta, y para que los de casa no protesten mucho y se oiga eso de "otra vez..." pues vamos variando la forma de comerlas. Os puedo decir que con esta receta Garfield estaría pero que muy satisfecho.

No es la primera vez que hacemos lasaña utilizando pencas de acelga en lugar de placas de pasta, y en lugar de carne podeis hacerla con morcilla, con bonito, con jamón y queso...


ingredientes
9 pencas de acelga
1/2 cebolla
1/2 pimiento verde
1/2 puerro
1 zanahoria
1 diente de ajo
250 gr de carne picada
salsa de tomate
orégano

para la besamel
500 ml de leche
35 gr de mantequilla
35 gr de harina



elaboración
Las pencas las separamos de la hoja de acelga, las quitamos los hilos y las ponemos a cocer en la olla con abundante agua caliente y sal. Tapamos y cuando suba la válvula las tenemos 3-4 minutos. Si las cocemos sin tapar necesitarán unos 20 minutos. Antes de escurrir comprobamos que estén cocidas pinchándolas con la punta de un cuchillo, el filo de este las tiene que atravesar con facilidad. Una vez cocidas las dejamos escurrir y templar.

Para el relleno, en una sartén con un poco de aceite, ponemos a pochar la cebolla, el puerro, el pimiento, los dientes de ajo y la zanahoria todo bien picadito con un poco sal, a fuego suave, durante 20-30 minutos por lo menos, hasta que cojan un ligero color. Cuando tengamos la verdura pochada, añadimos la carne picada salpimentada y dejamos que se haga un poco, mezclándola bien con las verduras. Yo he usado mitad ternera mitad cerdo, para la carne claro. Lo escurrimos todo para quitar la grasa y de nuevo en la sartén añadimos la salsa de tomate y el orégano, lo cocinamos un ratito y ya tenemos lista la farsa.

Para la besamel, ponemos a fundir la mantequilla, echamos la harina que cocinamos unos minutos, pero sin dejar que tome color. Vamos echando poco a poco la leche caliente sin dejar de remover, importante para que nos quede una besamel rica y sin grumos, y lo cocinamos unos minutos, hasta conseguir la consistencia adecuada, pero con cuidado de que no se nos queme, ponemos sal e incluso un poco de nuez moscada si os gusta, le va muy bien a la besamel.




Para montar la lasaña, en una fuente para horno, ponemos una capa de besamel y encima las pencas de acelga, las cubrimos con besamel, con parte del relleno y de nuevo penca, capa de besamel, relleno... Terminamos con una capa de pencas y lo cubrimos con salsa besamel. Añadimos un poco de queso rallado y metemos la fuente al horno a 200º C durante 15 minutos.

5 ago. 2011

guindillas en vinagre


Las más famosas son las de Ibarra (Gipuzkoa), de reconocida fama por su sabor y ternura, conocidas como "los langostinos de Ibarra" e incluso algún cocinero las llama "las angulas de Ibarra", pero en mi caso no son de Ibarra, son las angulas verdes de nuestra huerta, también con una piel fina, una carne tierna y con un sabor suave, que poco tienen que envidiar a las de Ibarra.


Como en todos los productos hay que aprovechar su temporada por eso la importancia de las conservas, son un recurso ideal para disponer de alimentos fuera de temporada. Así que en temporada las comemos fritas como guarnición, como si fueran pimientos verdes o como un ingrediente más para enriquecer un buen bocadillo, otra opción excelente es prepararlas en tempura como pincho estupendo o también como guarnición y por supuesto hacemos esta conserva, bien sencilla, es súper fácil, no nos llevará mucho tiempo y con un resultado fabuloso que nos permitirá disponer de guindillas durante todo el año. Es una conserva que junto con las mermeladas siempre se ha hecho en casa. 
Es el acompañamiento perfecto para un plato de alubias, ambos ingredientes se unen a la perfeccción, en casa no se entendería comer alubias sin unas guindillitas. También nos servirán para hacer pinchos estupendos y para añadir a las ensaladas.



ingredientes

guindillas frescas
vinagre de vino
agua
garbanzos

elaboración

Preparamos los tarros para embotar las guindillas, estos tienen que estar esterilizados, para ello ponemos los tarros y las tapas en una cazuela con agua, dejamos cocer durante 20 minutos y luego los ponemos a escurrir boca abajo sobre un trapo de cocina, limpio por supuesto.
Elegimos las guindillas, las más grandes las dejamos para freír, y las lavamos. En una jarra ponemos dos partes de vinagre por una de agua. La concentración de vinagre no debe ser inferior a 6º ó 7º.





Una vez los tarros fríos ponemos en cada uno unos garbanzos, los rellenamos con las guindillas bien prietas y las cubrimos con el vinagre y el agua de la jarra, los tarros tienen que quedar bien cubiertos, una vez bien cerrados están listos para guardar. Almacenamos los tarros en un lugar fresco y oscuro, de día en día se puede ver como el vinagre hace su trabajo, las guindillas van cambiando de color y en dos o tres meses ya podremos consumirlas. En la foto se ven guindillas encurtidas del año pasado junto a las nuevas, se conservan perfectamente, aunque es recomendable consumirlas en el año ya que sino pierden su textura.
Los garbanzos sirven para que las guindillas no se oscurezcan, en casa se ha hecho siempre así y siempre ha dado buen resultado, hay quien pone ajo pero eso no lo he probado.


Si quereis ver las otras opciones, fritas o en tempura aquí tenéis los enlaces pinchando en la foto.

guindillas en tempura
guindillas fritas






2 ago. 2011

ensalada de vainas o judias verdes


Por si os suena raro, las vainas son como llamamos por aquí a las judias verdes y con ellas hemos preparado una ensalada, en la que como en todas las ensaladas se pueden combinar un sin fin de ingredientes al gusto particular de cada uno y conseguir un plato muy nutritivo y completo.


ingredientes 
300 gr de vainas redondas
1 lata de atún al natural
huevo cocido
aceitunas verdes
cebolleta
tomate de ensalada
pepinillos en vinagre

para la vinagreta

1 cucharadita de mostaza
1 cucharada de vinagre
3 cucharadas de aceite
un poco de cebolleta
un poco de pepinillo
sal y pimienta




elaboración 

Yo he utilizado vainas redondas, me parecen mejores para ensalada, pero se puede hacer con planas partidas a lo largo. Lavamos las vainas, las despuntamos y las partimos en trozos, si son muy frescas no hay necesidad de quitarles nada más, pero si vemos que tienen hilos se los quitamos. Ponemos agua a calentar con un poco sal y cuando comience a hervir añadimos las vainas que coceremos durante 10 minutos, las refrescamos, las dejamos escurrir y las ponemos en un bol.
Lavamos el tomate, lo secamos y lo partimos en gajos, lo mismo con la cebolleta, la lavamos, la secamos y la partimos en juliana. Ambos ingredientes los añadimos a las vainas junto con las aceitunas, unos pepinillos partidos, el huevo cocido y el atún escurrido y desmigado.




Para la vinagreta, ponemos la sal, un poco de pimienta, la mostaza, el vinagre y el aceite en un bol y lo batimos hasta que quede un salsa bien emulsionada. También lo podemos poner en un frasco, cerrarlo y agitarlo.
En otro bol ponemos la cebolleta muy picada, con los pepinillos también picaditos. Con esta vinagreta y este picado aliñamos la ensalada.



Aprovecho la entrada para deciros unas cuantas cositas: que Tere del blog las maria cocinillas está de sorteo, celebra sus 200 seguidores y su nuevo blog.


Y por último agradecer a Trini, del blog La cocina de Trini Altea por este premio, muchas gracias Trini.